Quisiera

Quisiera poder escribir una oración eterna, que jamás tuviera fin, y colarme entre sus letras, para no salir ya más , como una polillita de esas que devoran hojas, pero yo sólo devoraría todo lo que debió ser y no fue, debió existir y no existió, tuvimos que haber gozado y no pudimos, debimos vivir…y no vivimos; devoraría la verdad. Pero en mi sueño tendr´´´´ía la suerte de alcanzar todo aquello, y ya nunca perderlo.

Quisiera no despertar.

Anuncio publicitario

Ayer dije que era consciente de lo mucho que me ama. Pero mirándolo en frío -ayer estaba algo nerviosa- creo quee también me doy cuenta de mi pequeñez. Y me pregunto ¿Y por qué me ama? Pues no sé, no lo entiendo, pero me ama. Y yo a él ¡eh!

Gracias

Mi fuerza

Estoy cansadísima. Como ya dije, he perdido fuerza en mis brazos. Como es lógico quiero recuperarla. Para ello debo hacer unos ejercicios, los mismos todos los días. Es agotador. Y exasperante porque no siempre salen bien.

Pero yo sigo, siempre seguiré adelante porque tengo quien me ayude y en quién mirarme. Con ´´el comparto sus momentos tristes, de dolor intenso, que me hacen ser consciente de lo mucho que me ama. Nos ama. Porque él es mi fuerza, y sé que nunca me abandonará. Ni a nadie que le pida ayuda, como yo.

La fuente

Pues si , el amor lo puede todo.

Ya dije que mis temblores disminuían pero seguían ahí. Hoy a la hora de comer constaté que también mis brazos habían perdido fuerza, con lo que me resulta difícil acercar el cubierto a la boca. Me quise enojar, pero entonces pensé en ese amor que todo lo puede, en tanta gente que me quiere y me ayuda, que incluso deja cosas qué hacer para ocuparse de mí, todo ese amor que me demuestran tantas personas que apenas me conocen, y por encima de todo, el amor de mi familia.

Todo ese amor se va acumulando en mi corazón, y eso es lo que me contagia las ganas de devolver ese mismo amor, viendo caras felices que me ponen feliz a mí, haciéndome ver que unos temblores molestos siempre serán vencidos por ese amor.

¿Os confieso algo? Es mentira que pensara todo eso. Me enojé un poco. Pero como sé que es la verdad, la escribo. Y esto si que me ha ayudado.

Gracias Dios, porque sé que eres la fuente de todo ese amor.

Mi dicha

Hoy me siento dichosa.

Si, he pasado unos días revuelta, por culpa de unos temblores en los brazos que me impedían -y me impiden- hacer todas aquellas cosas imprescindibles para llevar adelante mi día a día. Me dije «SI YA TENGO MI DISCAAPACIDAD, ¿POR QUÉ ESTO? » Y claro, ese pensamiento sólo aumentaba mis nervios, con lo cual mis temblores eran mayores. Afortunadamente, pues sé que es un privilegio, Dios vino en mi ayuda. Me dijo ¿TÚ CREES QUE GANAS ALGO PONIÉNDOTE EN ESE ESTADO? ¿NO SERÍA MEJOR SOSEGARTE Y DEJARME A MÍ CARGAR CON TODO?

Todo me pareció excesivo, pero sosegarme tenía buena pinta. Y como ´Él siempre se sale con la suya, conseguí tranquilizarme, y como consecuencia automática, mis temblores se atenuaron, y los que aún persisten, Dios me mandó fuerzas para soportarlos con amor, que es siempre LO ÚNICO que lo puede todo.

Ni pizca

Hola a todos. No escribí el miércoles pq tuve un problema con mi ordenador. Me dio rabia pq quería decir algo importante. Y es que no quiero que nadie piense que yo, al decir ilusiones frustradas quise dar a entender que yo misma me sienta frustrada. Nada más lejos de mi pensamiento . Tengo una discapacidad física. Por ello no pude hacer ciertas cosas. Eso en su momento me frustró. Ya no. Ni en mis peores momentos creo tener esas ideas. Ahora soy una persona feliz.. ¿y sabeis por qué? Pq el Señor me abrió los ojos, dejándome ver que la bondad de corazón es lo que de verdad importa. Y el aspecto exterior es secundario. Y como siempre digo, amar a los demás es lo que cuenta .

Y colorín, colorado…

Espero que os haya gustado. Yo lo escrib´´í con mucho amor. Por eso acab´´é enamorada de Miguel. Es un hombre tan tierno, tan bueno. Ya quisiera yo ser como él. Y vivir cómo él, una misión en África. Creo, bueno pienso, que por eso escribí esta historia. Para resarcirme de una de mis muchas ilusiones, frustradas por mi discapacidad física, y convertir, gracias a mi personaje de ficción, esa frustración en un sueño realizado.