poesía- 1ª parte

Si mi dolor  peregrino

dones del Señor no alcanza,

No he de perder la  esperanza

Si no seguir   mi camino

aun a riesgo que el destino

me pretenda entorpecer

Y  piedras me hagan caer

Una, dos, hasta mil veces.

No importa.  Sé que con creces

Mayor gloria podré ver

……….

 

 

 

Anuncio publicitario

Tres joyas

Tres maravillas más:

Felices ustedes si saben callar y ojalá sonreír cuando se les quita la palabra, se los contradice o cuando les pisan los pies, porque el Evangelio comienza a penetrar en su corazón.” (Santo Tomás Moro)

“Felices ustedes si son capaces de interpretar siempre con benevolencia las actitudes de los demás
aún cuando las apariencias sean contrarias. Pasarán por ingenuos: es el precio de la caridad.” (Santo Tomás Moro)

“Felices sobretodo, ustedes, si saben reconocer al Señor en todos los que encuentran, entonces habrán hallado la paz y la verdadera sabiduría.” (Santo Tomás Moro)

como Pedro

Perdón porque ayer no escribí: no me sentía muy allá. Pero leyendo el evangelio, encontré un comentario del Papa Francisco que me ayudó :

Es importante  estudiar el catecismo y cumplirlo. Pero  mucho más importante es hacer el camino que Él hizo: sufrir en la Cruz y humillarse ante los hombres.

A Pedro no le gustaba el camino que iba a hacer Jesús. Se lo dijo y se humilló ante sus palabras «¡aléjate de mí Satanás!», pero le siguió. ¡Y mira dónde llegó!

A mí tampoco me gustan muchas cosas que ocurren en mi camino, y sufro, y me humillo muchas veces. Pero le sigo. ¿Estaré haciéndolo bien? Si esto te ocurre, que sepas que no es  malo, al contrario. Tú sólo hazte  mi    pregunta.

¿débil?

Cuanto mejor creo haber hecho una cosa, peor me parece que salió. Pero claro si la hago, sin saber del todo si saldrá bien o mal, y sale mal, creo que la cosa es mucho peor, porque en esta situación ni siquiera tengo el consuelo de saber que al menos creí hacerlo bien. Débil consuelo, pensarás, pues el resultado en ambos casos sigue siendo malo. En fin, que todo esto parece un trabalenguas, pero si lo piensas bien, verás que a ti alguna vez te ha ocurrido. Pues mi consejo es que nunca, nunca, nunca pienses que si al final va a salir mal ¿para qué esforzarte en  intentar que salga bien? Pues yo creo que si. Porque opino que si nuestro camino es ir hacia el Bien Sumo que es Dios, nuestro deber es hacer siempre el bien para no salirnos del camino y poder alcanzar la  meta. Y si no sale bien, aun creyendo tú que saldría, pues ¡qué se le va a hacer! Tú hiciste lo que Dios te mandó: el bien. Punto. Y al menos tienes el consuelo ¿débil? Recuerda: cuando soy débil, entonces soy fuerte .

San Efrén

Comenta San Efrén que el Señor pintó con multiplicidad de colores su palabra …para que cada uno de nosotros nos enriqueciéramos… en cualquiera de los puntos que esconde su reflexión… Dice que la Palabra presenta diversos aspectos, según la capacidad de los que la estudien… Siendo así, sigue diciendo, alégrate por lo que has alcanzado, sin entristecerte por  lo que te queda  por alcanzar…Lo que has recibido es tu parte, lo que quede es tu herencia…Lo que por tu debilidad no pudiste recibir, lo recibirás en otro momento, si   perseveras.

Bonito y esperanzador

Paciencia +Alegría

Me estoy dando cuenta de algo  muy importante para mí. Por desgracia hay un montón de cosas que  ya no me salen como antes; pero entre esas cosas, si una me irrita es haber   perdido la precisión al  hacer las labores diarias: abrocharme los botones de una camisa, coger el jabón sin tirar la jabonera, abrir y cerrar el grifo de prisa ante el cambio de temperatura del agua…y así mil cosas en las que no   me   queda otra  que  tener paciencia. Afortunadamente Dios me la da _gracias a tenerla conmigo   misma, me resulta más fácil tenerla con los demás__. Pero aquí viene  lo importante: y es  que cuando intento hacer una de esas cosas, además de con paciencia, con alegría, me sale mejor..   y creo  que esto tiene mucho  que ver con la humildad. ¿Por qué? Pues porque si algo me esta irritando, no parece  normal que a la vez  me alegre. Pero ¿y si actúo con humildad? ¿y si saco fuerzas y transformo  mi  irritación en alegría? pues que  me sale   mejor. Y  oye, que cuesta. Pero  los buenos resultados  ayudan.

Y es que Dios siempre ayuda. Prueba, prueba.

frases

frases para meditar

“Felices los que saben mirar con seriedad las pequeñas cosas y tranquilidad las cosas grandes, porque irán lejos en la vida.” (Santo Tomás Moro)

“Felices los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desprecio, porque su camino será pleno de sol.” (Santo Tomás Moro)

“Felices los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar, porque no se turbarán por lo imprevisible.” (Santo Tomás Moro)

Una ayudita

Quiero hablaros sobre una lectura que leí en los Laudes del viernes; era una homilía de un padre ¡nada menos que del S.IV!

Hablaba de cómo actúa el El Espíiritu Santo en nosotros. Y mira por donde,  me convenció aun  más de su presencia en mi corazón y además me ayudó a saber aceptar  muchas cosas. Me explico:

Decía este Padre de la Iglesia que una vez que el Espíritu Santo entra en nuestro corazón, nos hace pasar por estados muy diversos: desde el gozo pleno de sentirnos hijos amados por Dios, pasando por estados  unos buenos y otros no tanto,  y hasta algunos en que parece que nada está ocurriendo en nuestras vidas, para llegar incluso al sufrimiento total y el llanto por el género humano. Y todo esto  lo   hace  para hacernos más fuertes y para que aprendamos a recorrer nuestro camino hacia Dios Padre con mayor seguridad.

Todo esto me tranquilizó y alegró al mismo tiempo, porque yo paso con frecuencia a través de esos estados, y siempre me había asustado por no sentir  mi amor por Cristo continuamente- ¡que lo siento por supuesto!-. Pero este hombre no sólo me ayuda sino que me ratifica la presencia del Espíritu Santo en mí. ¡¡¡Gracias!!!

Seguro que también os ayudó a  muchos de vosotros ¿a que sí?

Afortunadamente

No entiendo cómo sobrevive la gente que no cree en Dios. Ya sé que suena a más de lo mismo, pero es que acabo de ver un vídeo de una chica adolescente asesinada a tiros, no sé por qué _lo vi sin sonido _ creo que en Venezuela. Y me pregunto qué ocurre en el mundo , y todavía más importante, qué ocurrirá . Y lo veo triste. Afortunadamente tengo _ tenemos_la esperanza de Dios . Pero ¿Y los q no creen en Él? No logro imaginar. No entiendo cómo viven sin Ti. No lo entiendo . Sólo una cosa sé. Que soy muy afortunada. Y tú .

Mi gozo

¡Tú eres mi fuerza para vivir, y mi gozo de creer aun en medio de mi sufrimiento!

 

Qué linda frase, ¿verdad? Desde luego, Dios es nuestra fuerza,   sabemos que todo lo que hacemos, es Él que lo hace, y todo lo bueno que tenemos es don suyo. Esto, hasta cierto punto yo creo que nos tranquiliza: si todo lo que haces está bien a ojos de Dios, aunque te lo critiquen, tu conciencia está tranquila y en paz.

Pero cuando sufres,  la cosa cambia drásticamente. Yo por lo menos, tengo momentos de sufrimiento tan bajos, que hasta creo que Dios no existe. Y claro, ese pensamiento tan absurdo no hace sino hundirme más en mi propia miseria.

Por si a alguien también le  pasa, voy a contarle mi truquito:  si cuando otros dicen NO a mi intento de buena obra, y yo sé que hice bien, entonces cuando YO niegue al Señor, cuando deje de sentir su fuerza salvífica,  siempre sabré -tal vez no en ese momento, pero a ojos de Dios, lo sé- que creo en Él.  Sólo hará falta repetírselo  con frecuencia para poder afirmar el gozo de creer en Él aun cuando sufrimos.