¡¡Lo logré!!

Me costó lo mío, pero helo aquí. Creo que es una carta maravillosa, sobretodo el final:

Dios le ha dado un privilegio. Eso ha hecho conmigo, darme el privilegio de ser feliz, a pesar de…todo. Si, soy feliz. y quiero contagiarte.20171129_192122

Llevo horas intentando adjuntar un escrito maravilloso que he leído ¡y no lo consigo! Sé que soy negada para esto de las nuevas tecnologías, porque seguro que hay un modo súper fácil de meterlo…pero yo no puedo .Os pido perdón. Mañana espero lograrlo.

¡Envidioso!

 

El envidioso es de tal ser, que no se le indigesta lo que come, sino lo que ve comer.

Estaba mirando refranes y salió éste. Me pareció súper.chulo porque nunca lo había oído.

Y además dice una gran verdad. La envidia es uno de los más grandes pecados. Y el refrán tiene razón porque dice exactamente la desgracia del envidioso: querer lo que tiene el otro y él no tiene. ¡Con la de cosas maravillosas que Dios nos ha dado a cada uno! ¿Por qué no conformarnos con lo que tenemos? Es como el evangelio de la parábola en que reciben lo mismo los que más y los que menos trabajaron aquel día. Y dice el señor al que más horas trabajó y reclama más dinero:  ¿es que vas a tener envidia, acaso no puedo ser bueno?

Así que, ya sabes, que se te indigeste el cocido…pero el tuyo!!!!

De nuevo gracias

oEsta mañana desperté algo triste. Soñé con una compañera de los trece años. Murió de cáncer a los ventiipocos. Al despertar, su imagen apareció tan vívida en mi mente que me hizo entristecer. Pero recordé unas palabras maravillosas de la madre Teresa de Calcuta:  «debes tratar de estar alegre siempre, aun cuando no te apetezca, sobre todo cuando no te apetezca». Pues eso hice, ¿y sabeis qué pasó? De pronto me sentí alegre de verdad, sin parecerlo, siéndolo. Los más de mil motivos que tengo -que tenemos- para serlo pudieron mucho más. Y de nuevo di gracias a Dios por la felicidad que me está dando.

Babilonia

 

Esta canción es el salmo 137 de la Biblia. Amo a Dios y a la música. A estas alturas de mi vida, creo que no podría vivir sin ellos. Espero que os guste tanto como a mí

Su fuente y Su fin

Que nuestro trabajo comience en Ti como en su fuente, y tienda siempre a Ti como a su fin

Es de la oración del Diurnal de hoy. Me gustó porque me pareció una frase redonda para pedir a Dios ayuda  para el día que comienza.  Y a la vez es una frase que, pareciendo sencillísima, engloba un sin fin de situaciones complejas: yo por ejemplo me levanto, desayuno, rezo…El obrero empieza temprano su obra, la tendera atiende a sus clientes, y tantos y tantos trabajadores que comenzarán su  jornada laboral…Pero   la gran noticia es que todos aquellos privilegiados que la comiencen en Él  como en su fuente y tiendan a Él como a su fin, estarán viendo a Dios, mientras que los que no creen, deberán esperar, y si se arrepienten tal vez le vean, gracias a su infinita misericordia, pero desde luego se pierden un montón de cosas que nosotros YA disfrutamos.

«Salve»

Para empezar, pido perdón por no haber escrito el viernes, pero tengo una buena excusa: estaba de convivencia con mi comunidad. Precisamente ahí tuvo lugar lo que voy a contar.

Ayer por la mañana estaba aún en la cama cuando decidí rezar una «Salve». Al terminar, me percaté de que había omitido, sin querer, un versículo ¿y sabeis cuál?

EN   ESTE VALLE DE LÁGRIMAS

Pero no fui yo quien lo omitió, fue Dios quien lo hizo. El sabe que afortunadamente ahora no vivo en un valle de lágrimas, sino más bien en un valle de suave algodón blanco. Muchos son los motivos que pudieran  provocarme lagrimas, pero más son, sin duda, los que me causan alegría: desde que  me levanto hasta que me acuesto, toooodo el día transcurre entre algodón. Con Dios al lado claro.

¿A que recé correctamente?

Amado Nervo

Hoy me siento algo cansada, sin ánimo ni inspiración, así que voy a limitarme a escribir sobre algo que me agrade,, me relaje y me deleite. ¡¡¡SSiii, una poesía. Su autor: Amado  Nervo.

Así empieza:

El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

 

Y así acaba:

El día que me quieras, para nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

 

Requetehermosa. Y siendo la beatitud de Dios «bondad infinita», ¿Puede nadie imaginar cuán grande será el amor que Amado sienta por su amada?

 

Magníficat

Como ya os he dicho, muchos días rezo vísperas,  y me he dado cuenta de una cosa. Cuando digo el Magníficat, me puedo «adueñar» de varios versos:

«Proclama mi alma la grandeza del Señor/ Se alegra mi Espíritu en DIOS MI SALVADOR/…/Porque el poderoso ha hecho obras grandes en mí/ Su nombre  es santo»

Estas palabras, de pe q pa,, me las aplico. Y pienso que tú también  puedes.¡ Y ya verás qué gustito! Por lo menos yo me siento bendecida. Espero que también tú.

No sé si me entenderéis

Hoy os voy a contar algo que siempre me ha dado cosa contar, ya veréis por qué.

Es algo bueno ¡eh! Desde hace algún tiempo vengo teniendo una sensación maravillosa que es estar contentísima conmigo misma. Cargando con todas mis taras, que son unas cuantas, he tenido el  privilegio de experimentar la gran verdad de Dios cuando nos dice que le demos nuestras cargas. ¡Y es verdad al cien por cien! Yo no me he resignado a ser como soy, no, yo agradezco ser como soy. Y desde que empecé a sentirme así, pienso que sería lindo pensar que las personas que sufren por lo que sea, puedan hallar la paz como yo hice. Y aquí me explico: como yo me como la cabeza, pensaba que con mi idea sólo me estaba justificando a mí misma, diciendo que los que sufren no tienen por qué, ya que, cargando du pena en el Señor, dejarían de suftir. Y con esto me quitaba de encima el peso del sufrimiento de los demás. No sé si me he explicado, pero espero que me cojáis. La cosa es que ahora de pronto me llegó la necesidad de contarlo. Y aquí está.