Demasiado débil

Necesito expulsae toda esta 5rabia y lo sien to chicos, os ha tocado.

Yo pessnsaba que recuperaría fuerza yparece que no. Los dedos de mi mano izda -soy zurda- no están funcionando y no sé qué hacer.

Sólo puedo pedir ayuda aDios, que es el único que conoce mis pproblemas. Porfa pide tú t ambién

Este es un nuevo correo de hoy .He dejado el de ayer para que veais el estado en que me encontraba que no podía hacer bien ni una ppalabra. Las que están bien fue porque las correg´´i. Fue un momento crítico. Vino mi cuidadora y viendo lo mal que estaba, me preguntó. Al decirle que ya no podría escribir, me cogió del brazo y dijo que con nuestra fe en Dios me salvaría. Y así fue. Yo pensaba -y pienso- que no sería, porque simplemente no lo merecía. Pero ellla seguía diciendo que la verdadera fe mueve montañas. Yo estaba demasiado mal para creer ¡qué pecadora fui! Yo quería apagar el ordenador, pero ella insistía tanto que… Y es que me olvidé que Dios es amor y misericordia pura, y como dice Sta.Teresa :Él te va a ayudar con tal de que creas más en su amor que en tu debilidad. Gracias Fausta porque tú creiste. Yo era muy débil.

Y he terminado una novena pidiendo fuerzas y creo que las he conseguido. Como siempre y con mucha fe.

Por cierto, feliz Navidad a todos!!!!!

Anuncio publicitario

En una novena a StaTeresa

En una novena a StaTeresa ella nos pide que recemos por…., y sobretodo por los » no queridos» y los «no amados.» Y me decía a mí misma !¡Qué afortunada soy de no estar entre ellos! Últimamente me quejo y ruego a Dios por mil cosas sin darme cuenta de que lo peor qué me podría pasar es no sentirme amada. Yo tengo la suerte de sentirme muy querida por un monntonazo de gente, tanta que ni me doy cuenta, pero si me paro y lo pienso, empezando por Dios, hay tantísimos…

Y me parece que tú también los tienes. Osea que ni tú ni yo deberíamos sentirnos mal, porque a nuestro lado hay una legión de soldados del amor dispuestos a ganar cualquier batalla.

Así que ¡empecemos a sonreir…yaaaa!

TU PALABRA

Os mando algo que dijo el Sr Obispo en el dia de la Inmaculada en 2020. Me hizo feliz entonces y me hace feliz ahora.

Cuando leyó el evangelio -visita del Ángel Gabriel-, deteniéndose en cada frase, y llegó al «Hágase en mí según tu Palabra» dijo algo que me encantó: todos debíamos aplicarnos esas palabras, y hacer en nosotros, en nuestro corazón, un sitio especial para hacer realidad la palabra de Dios. Y ya no pude sentirme mejor. Gracias Señor.

Todavía estoy regular, pèro me sienta como me sienta, la palabra de Dios es y será siempre la palabra del Señor que tenga el sitio principal en mi corazón.

Quiero dar,

Quiero dar gracias a mi intercesora ante Dios, mi dulce María, porque me ha concedido algo que realmente no necesito aunque sí deseaba con toda mi alma.

Y es que ella es el Amor de la tierra y premia a quienes oramos por Ella cada día con fe y esperanza.

Gracias por tu regalo,. Madre mía

De un salmo

Para vosotros, el misterio del Padre / Con vosotros, la luz del Verbo / En vosotros, la llama del Amor, que es fuego.

Fijaos qué bello: El Señor se da a Sí mismo PARA que nosotros, aún sin verlo, le sintamos nuestro. Nos da su luz para que sepamos que siempre está CON sus hijos queridos, de día e incluso de noche iluminando nuestros sueños. Y así sabrá que EN nuestro corazón no llamea otro sino Él, y podrá sentirse seguro de que daremos SU amor a los demás.

Ánimo

¡Pues va a ser que si!

Empecé ya mi novena pidiéndole ayuda al Señor, y de verdad que me la está dando. PARECE INCREIBLE pero cuando digo que Dios siempre da al que necesita y pide con verdadera fe, no miento.

Leisteis mi anterior blog. Pues os iba a pedir disculpas, porque resulta feo machacar tus penas en un blog que parece positivo, pero para que veais el cambio que dí -que todos podemos dar- creo ahora que ver ambos escritos tal vez os convenza.

Y es que si el mundo tuviera una auténtica fe en
Él….

Una vez dijo Gandhi que si los cristianos de veras cumplieran la Ley de Dios, no habría hindues en la India.

La fe es indispensdable, y aunque no podemos obtenerla con nuestros medios -pues es un don de Dios-, si podemos pedírsela a Él a través de la oración. Ánimo.

Acabamos de poner el belén. Hoy he ido con mi hermana a ver una exposición y luego a comer a un sitio súperchulo. Todo esto debería llevarme a un sentimiento de felicidad. Pues no. Ha sido poner el belén, algo que siempre disfrutaba, y ver que ya me tiemblan tanto las manos que no puedo colocar las figuras. Si, el año pasado también, pero al menos estaba mamá. No sé. Esto tiene mala pinta. Solo puedo pedirle a Dios ayuda para que mi neurona de la alegría se dipspare y mande. Que os prometo que tengo muchas ganas de pasar una feliz navidad.