M.R.XXIV

……….….

De pronto , en mi sueño, empecé a ver una imagen muy difusa que si bien era incapaz de interpretar, ejercía sobre mí una inmensa atracción que me obligaba a ir hacia ella. Según me acercaba sentía algo extraño: seguía sin saber con qué me encontraría y sin embargo una fuerza extraña creaba en mí una sensación de seguridad, de tranquilidad y de paz tales, que me arrebataba todo mi miedo y me llenaba de una confianza totalmente desconocida, pero maravillosa.

……….….

Anuncio publicitario

M.R. XXIII

……..

Cuando estaba llegando a casa, las palabras que ese chico me gritó, mientras yo me marchaba, retumbaban en mi cabeza:

__ «Tú te lo pierdes tío. Podrías haber pasado un buen rato, pero ¡Allá tú!»

Cuando iba a coger el ascensor, pensé: ¡pobre chaval, enganchado a  esa porquería, qué triste me parece!

Ya en casa decidí que había hecho bien en volver,  aun quedándome sin plan para  esa noche. Una vez en mi cuarto, me sentí  de pronto muy cansado. Creo que me dormí.

……..

M.R. XXII

……..

Un chico se me acercó mirando nervioso hacia ambos lados, y cuando se cercioró de que no había nadie, levantó el brazo y abriendo su mano, me ofreció algo. Antes de que dijera nada, negué con la cabeza y dándome la vuelta, emprendí el camino a casa .

………

a

solo dos

Sólo quedan dos, pero ¡vaya dos! Sobre todo  la primera, que  -en mi juicio-  es una superactudalizada  y supernecesaria  enseñanza de vida.

 

Si los males y desgracias de aquellos que están lejos no nos llegaran a conmover y preocupar, muévanos, al menos, nuestro propio peligro. Pues razón de sobra tenemos para temer que la maldad destructora no tardará en acercarse adonde estamos, de la misma manera que sabemos por experiencia cuan grande e impetuosa es la fuerza devastadora de un incendio, o cuán terrible el contagio de una peste al extenderse. Sin la ayuda de Dios para que desvíe el mal, inútil es todo refugio humano.” (Santo Tomás Moro)
“La sabiduría de Dios, que todo lo penetra con fuerza irresistible y que dispone todas las cosas con suavidad, al contemplar en presente cómo serían afectados los ánimos de los hombres en diferentes lugares, acomoda su ejemplo a los varios tiempos y lugares, escogiendo, un destino u otro, de acuerdo con lo que El ve será más conveniente. De esta manera, da a los mártires temperamentos según los designios de su providencia.” (Santo Tomás Moro)

De un himno

……

Y sólo pido no pedirte nada,
estar aquí, junto a tu imagen muerta,
ir aprendiendo que el dolor es sólo
la llave santa de tu santa puerta. Amén.

M.R.XXI corregido

Como ya dije, no me convenció mi principio del tercer misterio de LUZ. Así que allá va

 

ROSARIOS DE LUZ

tercero

Había quedado con amigos. Al llegar vi que venían otros chicos, Generalmente me gusta ver caras nuevas. Pero, no sé por qué, éstas no me gustaron. Rápidamente entendí ese porqué.

………..

Escucha. Cristo se
hace bautizar, no para santificarse con el agua, sino para santificar el agua y para purificar
aquella corriente con su propia purificación y mediante el contacto de su cuerpo. Pues la
consagración de Cristo es la consagración completa del agua.

Esta es la bella opinión que tiene el obispo Máximo de Turín (s. V) sobre el bautismo de Jesús .

A mí me gusta y por eso la comparto.

La Antorcha

Reyes que venís por ellas,
no busquéis estrellas ya,
porque donde el sol está
no tienen luz las estrellas.

Haz que tu palabra sea antorcha para nuestros pasos.

Os imagináis qué lindo una procesión nocturna de personas buenas blandiendo su antorcha para iluminar el camino hacia la Paz. Y a cada paso, todos los que nos ven, contagiados por nuestro fervor, se unen a nosotros. Y así, poco a poco la Tierra entera se ilumina, y los ángeles desde el cielo nos ven y alegres, van a anunciar al Señor que por fin, su palabra ha sido antorcha para nuestros pasos.