Cap 19

Tras un increíblemente rápido desayuno, todos volvieron a la capilla, dispuestos a averiguar qué escondía aquella pared. Los más atrevidos querían romper el muro a martillazos. El director se adelantó. _“¡Esperad un momento. No podemos derribar la pared sin más. ¿Quién sabe lo que pueda haber detrás? Debemos ser precavidos. Lo más prudente será ir rompiendo la piedra de abajo hacia arriba con mucho cuidado. A ver, vosotros.” Señaló a dos muchachos, que fueron rápidamente en busca de los utensilios, y entusiasmados iniciaron su tarea. Sin embargo, una vez que hubieron empezado, se dieron cuenta de que era un trabajo lento y muy pesado. No fue hasta bien entrada la tarde cuando el director se acercó y metiendo la  mano por el agujero, dijo haber tocado algo. Los chicos, y él mismo, estaban excitadísimos

Cap 18

Miguel, que se encontraba al lado de la puerta de entrada a la iglesia, salió. Enseguida volvió a entrar, para salir casi de inmediato. Cuando entró por segunda vez, dijo con asombro: _“No lo vais a creer, pero la pared por fuera y la pared por dentro no son la misma. Tiene que haber un espacio vacío entre ambas, que es donde vive ese animalillo”. _”Pero eso quiere decir…” interrumpió alguien. _“Quiere decir” terminó el director, “que alguien se ha molestado en construir una doble pared aquí, y disimularla con la estatua, probablemente para ocultar algo.” Los seminaristas empezaron a cuchichear y el director tuvo que poner orden: _“¡Bueno, ya basta! Bastante hemos tenido con la caída de la estatua. Recogedla e ir directamente a desayunar. ¡Venga!”  

Cap 17

Cuando todos llegaron, quedaron espantados: la estatua de San José se había caído con su pedestal incluido. Afortunadamente, fue éste el que se había hecho añicos, el pobre San José no sufrió ningún daño. Mientras contemplaban el estropicio, un seminarista exclamó: _”¡Dios mío, acaba de salir un ratón por debajo de la pared!” Miguel contemplaba estupefacto, igual que sus compañeros, el pequeño agujero. _“Pero lo que no entiendo” dijo el director “es por qué no vemos luz a través de él. Esta pared da directamente al exterior, y ahora mismo está amaneciendo y el sol está dando  sobre el muro.” Era cierto. A  través de las vidrieras se veía como el sol empezaba a asomar, tímida pero decididamente.

Final Cap15 y Cap16

Ante la cara de asombro de Miky, el padre reaccionó, y dijo: _“Perdona, hijo. He hablado como si conocieras todos los detalles de esta historia. Lo siento. Verás……” Cuando Miky y el padre Jon se despidieron, ya sabían perfectamente cuál iba a ser su plan.          

       Una noche, cuando todos estaban aún durmiendo, un estruendo brutal despertó al seminario entero. Todos salieron aprisa de sus cuartos. Miguel, de sueño ligero, fue el primero seguido del director, que en cuanto se hubo cerciorado de que todos los chicos estaban bien, mandó iniciar las tareas de búsqueda. No tardó en llegar la voz de alerta. _“¡Aquí, aquí, en la capilla, venid!”  

Cap 15

Miguel nunca hubiera imaginado esa respuesta. El Padre cogió al asombrado chico por el brazo y le acercó a una mesa, invitándole a sentarse. _“Verás, conozco bien a Dit ¡no es un mal chico ni mucho menos! Lo cierto es que andaba buscando el modo de  conseguir que se diera cuenta que esto es realmente lo que quiere… ¡porque lo es!” El padre bajó la cabeza, momento en que Miky aprovechó para decir: _ “Es normal lo que le ocurre. Es tan joven… pero no se preocupe Padre, encontraremos el modo de cambiarle.”  _“Eso espero. Estaba tan preocupado buscando una solución. Y de pronto tú me la ofreces. Parece  que el buen Dios quiere que ayudemos a Dit…”

Caps 13 y 14_ os los debo

Esa misma  noche empezó a trazar un “plan de ataque”. No era justo que ese pobre chico estuviera pasándolo mal. Siempre estaba solo y rehuía a los demás. ¿Por qué? El miedo que había demostrado hacia el director era algo totalmente anormal. Recordó que había visto varias veces al muchacho en compañía del Padre Jonás. Le conocía bien, de hecho sabía por el director que muchos de los libros que le llevaba a su despacho servían de consulta al Padre. Además, éste había ido varias veces a la biblioteca en busca de otros volúmenes que le fueran de mayor ayuda. Y claro, consultaba a Miguel con frecuencia, de modo que se habían hecho amigos. Hablaría con él. Así, cuando al día siguiente el Padre Jonás abrió la puerta de la biblioteca, cargado con un montón de libros, rápidamente Miky se le acercó y le ofreció su ayuda. _“ Gracias Miguel.”  _“Padre, perdone que le haga una pregunta”. El Padre  muy sonriente, preguntó de qué se trataba. _“Bueno, quisiera hablarle de un joven seminarista que se llama Dit.” Al oír el nombre de Dit, el Padre intentó disimular el miedo ante una nueva queja de su discípulo. Pero para su sorpresa, Miky continuó: _“Verá Padre, es un chico de apariencia agradable, pero se comporta con todos de un modo huidizo, como si tuviera miedo. Como yo le he visto conversar con él más de una vez, pienso que tal vez sepa algo de él que los demás desconocemos. Me gustaría ayudarle, pero resulta difícil porque no sé cómo…” _“¡Vaya, tu interés me viene que ni pintado!»

POR FIN!!! Cap 12

Gracias, no tiene importancia. Cualquiera tiene un tropiezo.” Y recogiendo los libros rápidamente, dijo: “Ahora debo irme deprisa. El Director me pidió que le llevara estos libros, y parecía urgente.” _“¿El director? Por favor no le digas que tropezaste conmigo. ¡¡¡Por favor te lo pido!!!” Miguel quedó muy extrañado por esa rara petición, pero no quería demorarse por más tiempo, así que tranquilizó a Dit con un rápido “no te preocupes” y girando rápidamente en la dirección del despacho del director, pensó muy acertadamente: _“Este chico tiene problemas y no se atreve a hablar con nadie. Tal vez su actitud esquiva no sea por lo que todos creemos. Parece necesitar ayuda, y yo se la voy a dar.” Pensando esto, llegó al despacho del director, llamó y entró.

Himno y más…

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu, salimos de la noche y estrenamos la aurora; saludamos el gozo de la luz que nos llega resucitada y resucitadora. Tu mano acerca el fuego a la tierra sombría, y el rostro de las cosas se alegra en tu presencia; tú silabeas el alba igual que una palabra; tú pronuncias el mar como sentencia. Regresa, desde el sueño, el hombre a su memoria, acude a su trabajo, madruga a sus dolores; le confías la tierra, y a la tarde la encuentras rica de pan y amarga de sudores. Y tú te regocijas, oh Dios, y tú prolongas en sus pequeñas manos tus manos poderosas; y estáis de cuerpo entero los dos así creando, los dos así velando por las cosas. Bendita la mañana que trae la noticia de tu presencia joven, en gloria y poderío, la serena certeza con que el día proclama que el sepulcro de Cristo está vacío! Amén

¡¡Qué maravilloso himno al Señor!! Da gusto comprobar que por mucho que el mal quiera ser protagonista, la belleza, la verdad y el amor, siempre le ganarán la partida.

Himno

La noche, el caos, el terror, cuanto a las sombras pertenece siente que el alba de oro crece y anda ya próximo el Señor. El sol, con lanza luminosa, rompe la noche y abre el día; bajo su alegre travesía, vuelve el color a cada cosa. El hombre estrena claridad de corazón, cada mañana; se hace la gracia más cercana y es más sencilla la verdad. ¡Puro milagro de la aurora! Tiempo de gozo y eficacia: Dios con el hombre, todo gracia bajo la luz madrugadora. ¡Oh la conciencia sin malicia! ¡La carne, al fin, gloriosa y fuerte! Cristo de pie sobre la muerte, y el sol gritando la noticia. Guárdanos tú, Señor del alba, puros, austeros, entregados; hijos de luz resucitados en la Palabra que nos salva. Nuestros sentidos, nuestra vida, cuanto oscurece la conciencia vuelva a ser pura transparencia bajo la luz recién nacida. Amén.

Hola

No penseis que os abandono, es que mi blog del pc se bloqueó y es un lío. Pero en breve viene mi hermano y tal vez pueda arreglarlo.