Sin prisas

Estar atentos a su Presencia en lo cotidiano, sabiendo descubrir sus «ausencias», para ir sembrando en esos espacios semillas de bondad

Os mando un fragmento de una meditación que me ha enviado una amiga sobre el evangelio de San Mateo 24,42-51 del miércoles, os la quise enviar entonces pero la internet no funcionó ¡qué raro!

Parece algo simple, pero porfavor, meditadlo sin prisas.

Anuncio publicitario

Laudes

Ayer me ocurrió algo que se convirtió en uno de los momentos más felices de mi vida

Por la mañana, claro, me dirigí hacia el sofá, dispuesta a leer mis Laudes . De pronto, mi hermana Clara me dice: ¿Vas a rezar Laudes, los rezamos juntas?

Llevo unos cinco años rezando a diario. Siempre me hubiera gustado rezar con ella, pero no coincidimos en horario, y cuando si podríamos, dice que va a rezar Vísperas.

Pero ayer Dios nos permitió cantarle juntas sus rezos

¡MOMENTAZO DE ALEGRÍA!

Dulce San Marcos

Ya conté que vi y pude tocar la tumba de San Marcos, pero creo que el hecho de poder contarlo es aún más interesante.

Yo recordaba haber estado de rodillas ante la tumba de un evangelista, pero ¿Cuál? y ¿dónde? Como yo tengo mis libros de viajes, me propuse buscarlo. Lo que pasa es que son cuatro cuadernos que además resultan difíciles de leer, porque ya utilizo tanto el ordenador para escribir que mi caligrafía es bastante ilegible. De cualquier modo me puse a ello; los primeros los leí incluso con gusto, pues eran del tiempo en que todavía escribía a mano, y lo hacía bien. Lo malo es q allí no encontré lo que buscaba y ya tuve que enfrascarme con páginas de lectura….más bien complicada. Empecé, pero iba tan despacio -pues tardaba en descifrar mi irregular escritura- que decidí leérmelo más bien por encima. Y de pronto ¡CHAAAN! mis ojos se detuvieron, sin más, ante una línea que hablaba de arrodillarse ante una tumba. ¡ahí estaba!¿ fue suerte? Yo no lo creo.

Cómo siempre

La noche, el caos, el terror, cuanto a las sombras pertenece siente que el alba de oro crece y anda ya próximo el Señor. El sol, con lanza luminosa, rompe la noche y abre el día; bajo su alegre travesía, vuelve el color a cada cosa.

porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil,m entonces soy fuerte..

Hoy empecé mal el día . Pero, como me pasa siempre, siempre, encontré palabras reconfortantes del buen Señor.

PD

Ah, y por dejarme sentir tan bien todo lo que llevo de verano

Pues eso.

Sólo desde el amor la libertad germina, sólo desde la fe van creciéndole alas. Desde el cimiento mismo del corazón despierto, desde la fuente clara de las verdades últimas. Ver al hombre y al mundo con la mirada limpia y el corazón cercano, desde el solar del alma. Tarea y aventura: entregarme del todo, ofrecer lo que llevo, gozo y misericordia. Aceite derramado para que el carro ruede sin quejas egoístas, chirriando desajustes. Soñar, amar, servir, y esperar que me llames, tú, Señor, que me miras, tú que sabes mi nombre. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Amén.

Pues eso.

Hoy quiero dar gracias a Dios por poder verme, siempre desde la humildad, en este himno.

Hasta que Dios quiera

En el vientre materno ya me apoyaba en ti, en el seno tú me sostenías, siempre he confiado en ti. Muchos me miraban como a un milagro, porque tú eres mi fuerte refugio. Llena estaba mi boca de tu alabanza y de tu gloria, todo el día.

Pues si . Cuando» reviví», muchos pensaron que era un milagro .

Pero yo creo que no era para tanto . Tan sólo Dios pensó que todavía no había hecho lo suficiente aquì abajo.

Y como me gusta estar aquí, pienso convertir lo suficiente en infinito . Hasta que Dios quiera.

Así es

El dolor extendido por tu cuerpo, sometida tu alma como un lago, vas a morir y mueres por nosotros ante el Padre que acepta perdonándonos. Cristo, gracias aún, gracias, que aún duele tu agonía en el mundo, en tus hermanos. Que hay hambre, ese resumen de injusticias; que hay hombre en el que estás crucificado. Gracias por tu palabra que está viva, y aquí la van diciendo nuestros labios; gracias porque eres Dios y hablas a Dios de nuestras soledades, nuestros bandos. Que no existan verdugos, que no insistan; rezas hoy con nosotros que rezamos. Porque existen las víctimas, el llanto. Amén.

Homilías

Ya he dicho que durante el confinamiento, las palabras del obispo de Madrid fueron…me quedo sin palabras…fueron vitales para mantener la fuerza necesaria en aquellos momentos. Pero es que, desde que estoy en la playa y escucho la misa por televisión, mis palabras ya ni están. Y es que cada domingo oficia la eucaristía un obispo distinto, según qué Comunidad Autónoma sea la televisada. Y cada domingo pienso: ésta es la mejor homilía. Por ahora la de este domingo fue genial: el hombre cristiano es un peregrino que, como los demás hombres, vive un camino a veces fácil, a veces difícil, como el actual. La diferencia está en que el cristiano sabe bien de dönde viene a dónde va. Y el camino Dios lo marca .

Vivir en un desierto

Hoy que sé que vivo en un desierto, en el que nunca nacerá una flor, vengo a pedirte, Cristo jardinero, por el desierto de mi corazón. Para que nunca la amargura sea en mi vida más fuerte que el amor, pon, Señor, una fuente de alegría en el desierto de mi corazón. Para que nunca ahoguen los fracasos mis ansias de seguir siempre tu voz, pon, Señor, una fuente de esperanza en el desierto de mi corazón. Para que nunca busque recompensa al dar mi mano o al pedir perdón, pon, Señor, una fuente de amor puro en el desierto de mi corazón. Para que no me busque a mí cuando te busco y no sea egoísta mi oración, pon tu cuerpo, Señor, y tu palabra en el desierto de mi corazón. Amén.

Este himno se cumple, palabra por palabra, en mí, porque yo vivía, sin sospecharlo siquiera, en un desierto y el Señor me dió una fuente de alegría, otra de esperanza y otra de amor puro . Y finalmente, dejó su palabra en mí.

Ojalá sepa cumplirla.