Verano

Me voy, me voy, me voy de vacacionesssssss. ¡si!! Y soy tan feliz, tanto…

Por supuesto no dejo de dar gracias a Dios por concederme este privilegio, uno más entre los que me -nos- da cada día.

Espero que todos disfrutéis, aquí o donde sea, de unos días de descanso. Yo donde voy no tengo ordenador, así que no podré escribir. Pero ¡no sufráis! A mediados de agosto vuelvo.

Que El Señor nos cuide y nos bendiga

AMEN

Alta Lectura

¿Sabeis qué? Me he enterado de que en el cielo también me leen. ¡si si! ¿no es fantástico? Menudo tirón. Imaginad a un angelito hablando con otro:

_Voy a la sala de lectura ¿te vienes?

_¡Claro! Me han comentado maravillas del himno del otro día.

_¡Siiii!! el de Teresa. ¿sabías que la hicieron santa?

__¡Pues claro!  Ayer la vi, tan feliz como siempre.

_Démonos prisa.¡ Creo que hoy se habla de nosotros!

_¡Uff, vayamos,  vayamos!

¡Hermoso!

Estate, Señor, conmigo                     Llévame en tu compañía

siempre, sin jamás  partirte,            donde tú vayas, Jesús,

y cuando decidas irte,                          porque bien sé que eres tú,

llévame, Señor,  contigo;                    la vida del alma mía;

porque el pensar que te irás               si tú vida no me das,

me causa un terrible miedo,              yo sé que vivir no puedo,

de si yo sin ti me quedo,                      ni si yo sin ti me quedo,

de si tú sin mi te vas.                            ni si tú sin mí te vas.

Por eso, más que a la muerte,

temo, Señor, tu partida

y quiero perder la vida

mil veces más que perderte;

pues la inmortal que tú das

sé que alcanzarla no puedo

cuando yo sin ti me quedo,

cuando tú sin mí te vas. Amén.

 

 

Nuestro Amigo

Esta mañana fui a misa en la parroquia de los Dolores, al lado de casa. Me vestí  acorde con el calor espantoso del mes de julio. Pero sobretodo, intenté ir lo más guapa posible, con colores alegres, pendientes… ¿Ysabeis por qué? Pues porque voy a ver a un amigo, mi mejor amigo, y quiero que me vea bien.

Todos los que me leeeis ¿acaso no os poneis requeteguapos cuando haceis una visita a alguien importante? ¿a que os embelleceis para ver a quien realmente os importa?

Pues a mí -y a todos creo- me importa, y mucho, mi amigo Dios. En mi Comunidad siempre vamos elegantes a las eucaristías,  de modo que yo animo a todos a que vuestro amigo se sienta orgulloso al veros.

¿Milagro o realidad?

Una vez, en la misa del Balneario de Baños de Fitero ( Navarra), donde paso los veranos desde hace más de veinte años, el curita -Don Ricardo- dijo un sermón precioso, que me hizo pensar mucho: habló del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Expuso al respecto un punto de vista que todos debiéramos tener. Simplemente dijo: “EL MILAGRO SÓLO ESTÁ EN NOSOTROS”- porque ¿Quién puede pensar que de cinco peces y cinco panes coman mil personas, se sacien, y todavía sobre comida? ¿Quién lo cree, sin decir que es un milagro? Y sin embargo, -decía Don Ricardo-, NO hay tal milagro. Este hermoso pasaje de La Biblia no es sino una enseñanza; la de que nosotros mismos, si queremos, podemos convertir esos cinco simbólicos panes en todos esos panes que necesitan las muchísimas más de mil personas que no tienen nada que comer y que sólo están esperando a que nuestra fe interior se convierta en milagro, y así éste se haga realidad.

¡Vaya sermonazo Don Ricardo! Gracias, siempre está en memoria.