Ciao, bambinos!!

¡¡¡Me voy a Roma!!!

Os lo digo porque hasta el martes no vuelvo ni me llevo portátil ni nada. Así que no tendréis noticias mías hasta entonces.

Peeeeeero…os tengo una sorpresita. El domingo, si Dios quiere, iré a la Plaza de San Pedro a recibir la bendición del Papa. El año 2004 vine con mi hermana y también fui. Vi a  Juan Pablo II, que ya estaba muy enfermo y dio la bendición desde sus habitaciones, de modo que más que verlo, lo imaginé. Ahora espero ver al Papa Francisco más  cerca, aunque sin duda la gracia recibida será la misma. Bueno, la sorpresa: cuando reciba la bendición, también pediré por todos vosotros. ¿a que os mola?

Bien, pues sed buenos ¿eh? Ciao

Anuncio publicitario

Ole

Ya sé que soy un poco pesadita con los himnos, pero es que son tan bonitos…estos son unos versos del himno que leemos durante el tiempo Pascual:

Qué gozo de tierra, de aire y de mar, / qué muerte, qué vida. qué fiel despertar, / qué gran romería de la cristiandad.

Este último me parece fantástico.

¿Os imagináis a todos los cristianos de romería? Sería estupendo. Como la feria de Sevilla ¡¡¡si si!! Todos bailando y cantando al son de la guitarra, riendo, rodeados de flores y farolillos. La máxima expresión de la alegría ¿no? Precisamente la alegría es la que nos acerca a Dios. Como dice la Madre Teresa de Calcuta: «Sin alegría no hay amor, y el amor sin alegría no es verdadero amor.» Pues como los romeros siempre están alegres, está más que claro que si encima son cristianos ¡buf, qué maravilla! Así que, sin pensarlo dos veces, ¡todos a la romería de la cristiandad!

la alegría

En las lecturas  del evangelio del domingo 10 se hablaba en los hechos de los apóstoles sobre la alegría que éstos sintieron al ser condenados y flagelados por proclamar la palabra de Jesús. Esa palabra era para ellos -y para mí- la Verdad, y por tanto debían difundirla. Por eso estaban contentos, porque  sabían que Jesús les miraba orgulloso desde el cielo.

Bien. Creo compartir la alegría de los apóstoles al estar contentos tras su dolor .Yo sentí ese mismo dolor cuando de un día para otro perdí mi juventud. Pero hoy puedo decir que muchas, muchísimas veces siento la misma alegría que aquellos discípulos, sabiendo, como ellos, que Dios me mira orgulloso viendo que yo le ofrezco mi pérdida, con todo mi corazón, lleno de paz y alegría, sabedora de que mi ganancia será infinitamente mayor.

conociendo mis temores

nos haces sentir tus cruces.

¿fueron estos dos versos los que no entendiste en mi poesía Sábado Santo verdad Jorge? Te parecieron oscuros, y alomejor a otros también..

Pues bien, en la lectura del sermón de San Ambrosio que leemos hoy en la liturgia de las horas, dice un santo:

 Traspasa mi carne con los clavos de tu temor

Si analizamos bien el texto, vemos cómo, San Ambrosio dice que en la cruz » está clavada nuestra debilidad…crucificados los vicios». Muchos pecados, muchas cruces  ¿no? Y también dice que  debemos acabar con nuestros pecados, con nuestros temores, que Dios tan bien conoce. Y siendo así, Él quiere que sintamos su cruz, sus cruces, para hacernos más fácil el camino. Porque, viendo cómo Él, hecho hombre como nosotros,  consiguió aniquilar el pecado, nosotros a través de la fe, también lo conseguiremos.

 

Como un niño

Señor, inclina tu cielo y desciende

¿N0 me digas que no es una idea bonita? Me lo imagino, como en un tobogán, bajando como un niño. Él, tan tranquilo allí arriba, disfrutando de la gloria de los suyos, de pronto oye la llamada que tanto espera, se levanta, inclina el cielo, y ¡¡¡ziuuuu!!….. viene a salvarnos. ¿Guay eh?

Pero para que oiga bien nuestra llamda, debemos llamar ¡bien  fuerte!

FLORES

La sinestesia es una figura literaria que consiste en mezclar sensaciones de órganos distintos, nos lleva a una relación anómala de los sentidos  Yo la estudié en Versificación hace más de ¡30 años!  Por lo que he tenido que recurrir a google para recordar su nombre. Éste fue  el que encontré, aunque yo lo recuerdo más poético.  Sinembargo, sí que vi en mi cabeza la estrofa que eligió mi profesora para explicarnos la figura: era la última de la elegía de Miguel Hernández -como verás, no sólo a mí me gusta-. sus dos primeros versos dicen así: A las aladas almas de las rosas/del almendro de nata te requiero…

Nos decía que las flores del almendro son blancas, y cuando cubren el árbol, éste parece de nata. Este verso despertaba el sentido del gusto, la vista , el olfato…y el verso completo era música para el oído. ¡no digamos  el primero!

Bueno, pues cómo no, en mi querido Diurnal hay un himno, una de cuyas estrofas me hizo evocar con nostalgia y alegría a la vez, aquello años. Mirad qué lindo:

Toda es de flores la fiesta/flores de finos olores/mas no se irá todo en flores/porque  flor de fruto es ésta…..

En primer lugar, tantas flores ya te abren el sentido del olfato.

Flores. Fiesta. Flores. Finos. Flores. Flor. Fruto.

Tanta «efe» regala el oído ¿no?. Y lo suaviza también. Por lo menos el mío.

Y otra vez del Diurnal. Gracias, Dios, por tanta belleza.

puntualización

Cuando dije en la entrada del blog «recompensa» que los hombres buenos reciben cosas buenas, quisiera puntualizar; para ser más acorde con los evangelios, y con las escrituras, bueno no hay más que Dios, y sólo  a él debemos llamarle así. Todos los que queremos acercarnos a Dios, tendemos a la bondad y buscamos ser buenos como Él es bueno.

Lo que pasa es que en un lenguaje más terreno, el hombre bueno es bueno, y el hombre malo es malo. ¡Y cada cual que entienda lo que crea!

porfavor!!!

¡Porfa!, a los que os guste la poesía, no dejéis de leer la elegía de Miguel Hernández  a Ramón Sijé.

Es una de las tres mejores elegías que hay, junto a Las Coplas de  Jorge Manrique a la Muerte de su  Padre y La elegía de García Lorca al torero Sánchez Mejías .

¡recomendabilísimas!

himno

Quien le lloró muerto

lo encontró en el huerto,

entre flores y olivos.

Decid a los vivos:

«¡Viole el jardinero

quien le viera colgar del madero!»

 

¡Qué preciosidad! Otra perla del Diurnal,  y ésta no es una décima, que son mis preferidas. Sin embargo, reúne varias características que la hacen digna de mención: para empezar forma parte de un himno que alaba la resurrección de Cristo, en segundo lugar me resulta de una poesía y  una musicalidad increíbles, y como colofón, un gusto personal mío que quiero compartir: la elegía de Miguel Hernández a Ramón Sijé -torero amigo  suyo fallecido-dice en su primera estrofa. YO QUIIERO SER LLORANDO, EL HORTELANO/DE LA TIERRA QUE ABONAS Y ESTERCOLAS/ COMPAÑERO DEL ALMA,TAN TEMPRANO.

Y a mí estos versos, y la elegía entera, me conmueve. Y habla también de un hortelano…y de un jardín. ¡Vaya, que me encanta!! Pero probablemente muchos no se emocionen con la poesía. ¡No importa! Porque lo que cuenta -creo yo- es encontrar «algo» (en mi caso la poesía) que logre abstraernos unos momentos de la realidad y que nos transporte unos instantes hacia la paz del alma.

¿Qué te parece? ¿A que anima?

 

La recompensa

La finalidad de estos «humildes» escritos es animar a los que lo necesitan, la primera yo, que me auto-animo  sólo de saber que otros me leen. Bueno, tras esta perogrullada; intentaré contar algo…más serio:

Ayer mismo una amiga me contó cómo se había visto obligada a desprenderse de su coche y a regañadientes a usar el metro. ¿y sabeis qué pasó? pues que «gracias» a ese cambio  pudo reencontrarse con  una querida amiga perdida años atrás.

¿No es maravilloso? Y yo me pregunto ¿por qué pasa esto? Y yo misma enseguida me respondo. ¡Qué suerte tenemos los que creemos en ti, Señor y sabemos que eres Tú quien siempre obras en nuestras  vidas!  Quiero pensar _y desdeluego así lo parece_ que la gente buena acaba siempre recibiendo cosas buenas. Siempre.

Así que los que no entendéis por qué veis todo negro, sabed que él os llevará a ver el blanco. Y  hablo de aquí abajo .¿Fabuloso  no?