Para Laura con amor 💟

🐶🐶

“Pregunta: ¿Por qué los perros viven menos que la gente?
Aquí está la respuesta:
Como veterinario, me llamaron para examinar a un perro de 13 años llamado Batuta.
La familia esperaba un milagro.

Examiné a Batuta y descubrí que estaba muriendo de cáncer y que no podía hacer nada…

Batuta estaba rodeado por su familia.
El niño Pedro parecía tan tranquilo, acariciando al perro por última vez, y me preguntaba si entendía lo que estaba pasando. En pocos minutos, Batuta cayó pacíficamente en un sueño para no despertar nunca más.

El niño parecía aceptarlo sin dificultad.
Oí a la mamá preguntándose ;- Por qué la vida de los perros es más corta que la de los seres humanos?

Pedro dijo: ′′ Sé por qué.»

La explicación del niño cambió mi forma de ver la vida.

Él dijo :-» La gente viene al mundo para aprender a vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buena persona, eh?! Como los perros ya nacen sabiendo hacer todo esto, no tienen que vivir por tanto tiempo como nosotros.» Entendido?

La moraleja de la historia:

Si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

  • Cuando tus seres queridos lleguen a casa, siempre corre para saludarlos.
  • Nunca dejes pasar la oportunidad para salir a pasear.
  • Permite que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro éxtasis!
  • Toma siestas, descansa.
  • Estírate bien antes de levantarte.
  • Corre, salta y juega diariamente.
  • Evita ′′ morder ′′ cuando con solo un gruñido sería suficiente.
  • En un clima muy caliente, bebe mucha agua y acuéstate bajo la sombra de un árbol frondoso.
  • Cuando estés feliz, baila moviendo todo tu cuerpo.
  • Disfruta de las cosas simples, de una larga caminata.
  • Sé fiel.
  • Nunca pretendas ser algo que no eres. Se auténtico!
  • Si lo que quieres, está ′′enterrado «, búscalo, persiste hasta encontrarlo.
  • Y nunca olvides:
    Cuando alguien esté teniendo un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazlo sentir que estás allí.♥️🐶

Conclusión 5

Hoy, abril de 2021, estoy escuchando música ochentera. Hace pocos años no podía disfrutar de mis canciones favoritas porque sentía tal angustia nada más oír los primeros acordes de cualquier tema que debía apagar la radio inmediatamente.

¿Sabes por qué? Porque me hacían recordar tiempos mejores, tiempos en que podía bailar al ritmo de esas melodías y hacer cosas que ahora no puedo hacer. Y ¿Sabes por qué ahora no?  Porque ya no hay tiempos mejores, ni peores, sólo hay tiempos. Eso sí, los tiempos que yo, personalmente vivo ahora son fantásticos.  Porque  ahora gozo de una sabiduría que, aunque esté a años mil de  la auténtica sabiduría,  ya hubiera querido tenerla  hace años

disculpad, que estos días he estado baja de ánimo y no tenía fuerza para nada

Conclusión 4

Cuando empecé a escribir esto, allá por finales de los 90, sólo quería contar mi historia y hacer saber al mundo que Dios me había ayudado, y que también podía ayudarle a ellos. Pero es que entonces yo nunca había oído hablar del Camino, y fijaos que ya compartía sus ideas, sin ni siquiera conocerlas. Supongo que fue Dios quien las puso en mi cabeza, de hecho, como ya dije al principio, como he repetido ahora, y como no dejaré de decir una y otra vez, Dios está conmigo. Con nosotros. Y para siempre.

A 22 de febrero de 2012

Hoy, 29 de marzo de 2017, sólo reiterar: para  siempre.

Ven

Jesús, Hijo del Padre, ven aprisa
en este atardecer que se avecina,

serena claridad y dulce brisa será tu amor que todo lo domina. Amén.

Conclusión 3

Creo que encontrar a estos hermanos, compartir experiencias con ellos, saber que cuando todos estamos leyendo La Biblia y escuchando la palabra del Señor, estamos sintiendo una misma paz. Es algo que, sólo de pensarlo, me da un cosquilleo por la tripa…¡uff! Es justo lo que yo aconsejaba. Y si yo creía firmemente que esa paz podía encontrarla yo sola- y te prometo que era cierto-, imagina encontrarla con muchas personas a la vez. Es el no va más. Y lo mejor es que lo hacemos varias veces por semana, cantamos a Dios, leemos a Dios, rezamos a Dios, vivimos a Dios.