Lo mejor

La palabra del Señor hizo el cielo;

el aliento de su boca, sus ejércitos;

encierra en un odre las aguas marinas,

mete en un depósito el océano.

 

Estas líneas, provenientes de un Salmo, ayudan perfectamente -por lo menos a mí- a entender la magnitud de Dios. Es fácil darnos cuenta de tantas cosas…por ejemplo, su amor, su perdón, su compasión, su misericordia: ¿Cómo serán de inmensos si todas las aguas marinas caben -para Él- en un odre? Ante semejantes palabras, espero que ya nadie se sienta desamparado, pues no son las palabras mismas si no su hermoso significado lo que importa: ¡que nunca olvidemos que Dios es lo más grande, lo más valioso, lo mejor que tenemos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncio publicitario

Abundancia

Dice un santo de la iglesia que los cristianos «carecen de todo y abundan en todo.»

¡Menudo contrasentido no? A primera vista claro. Pero si lo analizamos, quizás tenga más sentido que otras frases, tal vez más claras, pero absolutamente vacías. Ésta está llena de verdad. Sólo ha y que ahondar en ella. Tal  vez los cristianos carezcamos de mucho, para muchos. Me explico. Mucha gente cree que porque no somos como ellos, nos perdemos muchas cosas,  osea, carecemos de ellas. y sin embargo los cristianos sabemos bien que abundamos en todo. Para empezar, el amor de Dios ya nos llena, pero es que encima sabemos bien que todas, absolutamente todas las cosas que tenemos a nuestro alrededor son regalos. Y son nuestros. ¿Abundamos en todo o no?

¿A que ya se entiende mejor?

San Agustín

¿Qué significa… Sea el Señor tu delicia,  y Él te dará lo que pide tu corazón?… El hombre se siente atraído por Cristo… Sabemos que el deleite del hombre es la verdad, la justicia, la vida sin fin…y todo esto es Cristo.

Muéstrale una rama verde a una oveja, y verás que atrae a la oveja… Si estos objetos… atraen a los que tales cosas aman…¿No va a atraernos Cristo, revelado por el Padre?

Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia -aquí en la tierra- porque  -allí en el cielo- ellos  quedarán saciados. Les doy ya lo que desean;… después verán aquello en lo que creyeron sin haberlo visto…porque yo los resucitaré en el último día

extracto de un tratado sobre el evangelio de San Juan, de San Agustín de Hipona.

Si entendemos bien esto, y tenemos FE en ello , en la tierra como en el cielo tenemos asegurada nuestra felicidad.

 

La luz de Ana

¿Sabeis qué? ¡¡¡Creo que el Señor me ha mostrado mi camino!!! He estado más de un mes totalmente desorientada. Como ya dije, pasé un tiempo espantoso; pasé miedo. angustia, tristeza. Pero siempre seguí diciéndome -aunque me fuera imposible creerlo-,  que Dios estaba conmigo. ¿Y  sabeis cómo lo sabía? ¿Os acordais de la lamparita que dije que TODOS tenemos en el corazón? Os  dije que a pesar de no sentirla algunas veces, siempre, siempre. siempre, está ahí.

Bueno, pues la mía alumbró con fuerza. Tras un periodo de oscuridad, de gran temor, por fin sé perfectamente cuál es mi camino. Y además es el camino más bello y satisfactorio del mundo:

VOY A INTENTAR CON TODAS MIS FUERZAS  ILUMINAR -CON HUMILDAD-  A LOS QUE ME LEAN, Y MOSTRARLES -CÓMO DIOS ME HA ENSEÑADO A MÍ- LA VERDAD.

Dios me ha bendecido. Tan sólo cumplo Su Palabra.

Gracias

El martes por la  mañana tuve un momento de crisis que se prolongó y no recé los laudes. Para mí la oración es necesaria porque no me cabe ninguna duda de que es indispebsablle para encauzar nuestra vida. En su lugar, y ya más tranquila, por la tarde decidí leer las vísperas. Quiso Dios -estoy convencida-  que  me confundiera y leyera las del lunes. El himno decía así:

«¿Señor, en dónde vives?»

«Ven y verás.» Y yo te sigo y siento

que estás… ¡en todas partes!,

¡t que es tan fácil ser tu compañero!!»

Esas palabras me transformaron. Hasta ese instante, aun sabiendo que Dios estaba siempre a mi lado, no lo encontraba, pero ahora…ahora ¡me estaba llamando! Y me recordaba de nuevo lo sencillo que es ser su amigo.

¡¡¡Gracias Dios mío, gracias!!!

PERDÓN

Llevo una semana sin publicar nada.  Os pido perdón, sobretodo a ti, Jorge, que me eres tan fiel…Perdóname. Perdonadme todos. Estoy pasando un mal momento.

Pero volveré

Cambia

Una vez leí en una revista una frase fantástica:

 

”Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”

 

Pues eso, no me digas que no tienes cerca alguien a quien puedes prestar tu apoyo. Eso es justo lo que dijo Dios que hiciéramos, amarnos los unos a los otros. ¡Fíjate qué cosa más fácil, con la de trabajos dificilísimos que tenemos que hacer muchas veces! Y que a veces ni siquiera nos satisfacen. Pues éste te aseguro que es más que satisfactorio. Tú sólo haz la prueba, da el primer paso para que, entre unos y otros, podamos conseguir un mundo mejor.

 

Los patos del Retiro

Vengo del Retiro. He ido con mi prima para cambiarme un poco los aires. ¿Y sabes qué? Que me han cambiado mucho. Hemos visto patos, uno de mis animales favoritos. Y fijaos, había un montón de barcas en el estanque, incluso unos piragüistas avanzando rápidamente. Uno de ellos pasó casi rozando al pato. Pero éste. lejos de asustarse, lo esquivó con su habitual majestuosidad, e impertérrito siguió su camino. ¡Gloriosos patos! Yo ceo de verdad que en la vida debemos actuar como ellos: avanzando siempre con seguridad, esquivando sin miedo a nuestros adversarios, y siguiendo SIEMPRE nuestro camino.

Por cierto, recomiendo encarecidamente a aquellas personas que, como yo, necesiten echar fuera alguna «mala idea», que se vayan a pasear por un parque lleno de árboles. Y si hay patos ¡mejor!

«Gloria» versionado

Gloria al Padre de todos, gloria al Hijo

y al Espíritu Santo;

como era en un principio, ahora y siempre,

por los siglos te alabe nuestro canto.

¿Verdad que es hermosa esta variación del «Gloria» que todos conocemos? Pues fijaos, esto me hace pensar una cosa: a veces creemos que todo lo que hacemos, debemos hacerlo de una forma rígida, siguiendo siempre un canon, y si no lo hacemos así, nos sentimos mal, incluso culpables. Pues yo creo que no siempre es así. Y he aquí la muestra: la variación, si es acertada, sea siempre bienvenida. Si no hacemos las cosas como el resto del mundo, pero las hacemos con amor, con belleza, pensando de corazón que son buenas ¡hagámoslas!

Ánimo, a Dios le encantará.