Cap 4

“Desde luego, Milly, no sé qué será este niño, pero una cosa tengo clara y es que  Dios le tiene reservado algo…” _ “Cuando te pones a decir esas cosas, Michael, sabes que me irritas. Eres mi hermano, te quiero y te respeto, pero no me gusta que pienses eso de Miky. Simplemente es un niño bueno, eso es  lo que es, y tú intentas convertirle…”  No pudo continuar, porque Miky apareció por la puerta. Los tres fueron al salón, y pasaron un rato muy agradable, charlando y tomando té y bollo. Cuando el reverendo ya se iba, se quedó un  momento parado ante la puerta y sonriendo pensó para sus adentros que dijera lo que dijera su hermana, estaba convencido de que Dios había reservado una misión para Miky y éste la cumpliría.

Cap 3

El hombre se detuvo y dándose la vuelta,  sonrió. Adoraba a su sobrino, por lo que rápidamente aceptó su invitación a tomar el té. Consciente de que aún le quedaba un buen rato antes del oficio de las seis, cogió al chico por el brazo, y juntos subieron los escalones para llegar a la puerta. Estaba abierta. El Padre llamó: “¡Emilly!”. La señora Soler apareció y encantada de ver a su hermano, reiteró la invitación ya hecha por su hijo. Enseguida, Miguel subió al piso de arriba para bajar unas cajas demasiado pesadas para su madre. Su ausencia fue aprovechada por su tío, que se acercó a la cocina,  para decir a su hermana –por enésima vez-  la suerte que había tenido con ese hijo.

Cap 2

Emilia Soler, una mujer guapa de pelo castaño, recogido con prisas en  la nuca, salió al porche con su delantal blanco puesto y gritó: _”Miky, ¿puedes venir  a ayudarme? ” _ “Claro, enseguida voy.” Arriba en el prado, Miguel, un jovencito de unos 14 años, composición delgada y un bonito y abundante pelo oscuro, lanzó la pelota a uno de sus amigos, que siguieron jugando, y salió corriendo. Su madre sonrió, se dio la vuelta y entró en la casa pensando que había sido una bendición tener un hijo como él.           Una  de  las personas que más positivamente influiría en Miguel sería su tío, el reverendo del pueblo Miguel Norton. Justo cuando Miguel bajaba por la colina, el Padre pasaba por delante de su casa. Pensando en sus cosas, como siempre, no le vio. _”¡Tío Miguel!”  

EN ESPAÑA Cap 1

Fue una Navidad cuando Dios llamó al pequeño Miguel. Apenas se sostenía en pie cuando su madre le sorprendió erguido, apoyado con dificultad en la mesita donde habían colocado el Belén y mirando fijamente la figura de Jesús. _” ¡Dios mío, Miguel, vas a caerte!” Corrió hacia él. Cuando lo cogió en brazos, se extrañó al ver que su hijo lloraba y reía a la vez. Ella no supo interpretar qué estaba ocurriendo. Sólo Miguel, siendo ya adulto,  con sus padres fallecidos y estando muy lejos del que fuera su primer hogar, sabría reconocer, al evocar con claridad asombrosa dicha escena, la llegada del Espíritu Santo, que ya moraría por siempre en su corazón

Por fin publico algo

He estado con una depresión de caballo, que no se fue, pero mejoró mucho, así que aprovecho y os mando este libro,a ver qué os parece

EL BUEN INVERSORPrólogo

_”¡Dios mío qué calor!” Se detuvo, incapaz de dar un paso más. Sudaba, le lagrimeaban los ojos y casi no veía. Incluso le costaba respirar. Sin quererlo, sintió desánimo. Y de pronto, se empezó a sentir mejor, mucho mejor. No había un alma allí, excepto Atu y él mismo. Nada que le indicara que aquel fuera un buen lugar. Sólo arena. Pero aquella sensación… Fue en  ese momento  cuando supo que por fin su vocación iba a verse cumplida.

Para Laura con amor 💟

🐶🐶

“Pregunta: ¿Por qué los perros viven menos que la gente?
Aquí está la respuesta:
Como veterinario, me llamaron para examinar a un perro de 13 años llamado Batuta.
La familia esperaba un milagro.

Examiné a Batuta y descubrí que estaba muriendo de cáncer y que no podía hacer nada…

Batuta estaba rodeado por su familia.
El niño Pedro parecía tan tranquilo, acariciando al perro por última vez, y me preguntaba si entendía lo que estaba pasando. En pocos minutos, Batuta cayó pacíficamente en un sueño para no despertar nunca más.

El niño parecía aceptarlo sin dificultad.
Oí a la mamá preguntándose ;- Por qué la vida de los perros es más corta que la de los seres humanos?

Pedro dijo: ′′ Sé por qué.”

La explicación del niño cambió mi forma de ver la vida.

Él dijo :-” La gente viene al mundo para aprender a vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buena persona, eh?! Como los perros ya nacen sabiendo hacer todo esto, no tienen que vivir por tanto tiempo como nosotros.” Entendido?

La moraleja de la historia:

Si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

  • Cuando tus seres queridos lleguen a casa, siempre corre para saludarlos.
  • Nunca dejes pasar la oportunidad para salir a pasear.
  • Permite que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro éxtasis!
  • Toma siestas, descansa.
  • Estírate bien antes de levantarte.
  • Corre, salta y juega diariamente.
  • Evita ′′ morder ′′ cuando con solo un gruñido sería suficiente.
  • En un clima muy caliente, bebe mucha agua y acuéstate bajo la sombra de un árbol frondoso.
  • Cuando estés feliz, baila moviendo todo tu cuerpo.
  • Disfruta de las cosas simples, de una larga caminata.
  • Sé fiel.
  • Nunca pretendas ser algo que no eres. Se auténtico!
  • Si lo que quieres, está ′′enterrado “, búscalo, persiste hasta encontrarlo.
  • Y nunca olvides:
    Cuando alguien esté teniendo un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazlo sentir que estás allí.♥️🐶

Conclusión 5

Hoy, abril de 2021, estoy escuchando música ochentera. Hace pocos años no podía disfrutar de mis canciones favoritas porque sentía tal angustia nada más oír los primeros acordes de cualquier tema que debía apagar la radio inmediatamente.

¿Sabes por qué? Porque me hacían recordar tiempos mejores, tiempos en que podía bailar al ritmo de esas melodías y hacer cosas que ahora no puedo hacer. Y ¿Sabes por qué ahora no?  Porque ya no hay tiempos mejores, ni peores, sólo hay tiempos. Eso sí, los tiempos que yo, personalmente vivo ahora son fantásticos.  Porque  ahora gozo de una sabiduría que, aunque esté a años mil de  la auténtica sabiduría,  ya hubiera querido tenerla  hace años

disculpad, que estos días he estado baja de ánimo y no tenía fuerza para nada

Conclusión 4

Cuando empecé a escribir esto, allá por finales de los 90, sólo quería contar mi historia y hacer saber al mundo que Dios me había ayudado, y que también podía ayudarle a ellos. Pero es que entonces yo nunca había oído hablar del Camino, y fijaos que ya compartía sus ideas, sin ni siquiera conocerlas. Supongo que fue Dios quien las puso en mi cabeza, de hecho, como ya dije al principio, como he repetido ahora, y como no dejaré de decir una y otra vez, Dios está conmigo. Con nosotros. Y para siempre.

A 22 de febrero de 2012

Hoy, 29 de marzo de 2017, sólo reiterar: para  siempre.