aviso

Va con letra rara, por mis temblores que le doy a todo. Pero lo corregí

No iba a escribir hoy, porque sigo algo desanimada.

Pero he recordado de pronto lo que me dijeron unas monjitas amigas de la familia cuando leyeron mi primer blog. Me dijeron que mi blog iba a ayudar mucho a todas las personas que aún no estaban convencidas de la existencia de Jesús, que no lograban creer en Dios.

Y claro, si yo no muestro mi buen ánimo ¿qué van a pensar estas personas? Probablemente piensen «¡Qué puedo esperar de un blog que se llama laluzdeana, y más que a la luz, lleva a la oscuridad?»

¡NO, ROTUNDAMENTE NO!

Si que estoy bajita de ánimo, incluso dir´ia que estoy hasta enfadada, porque con lo bien que me va todo ¿por qué me encunentro así? Bueno, pues a pesar de todo, como yo siempre he dicho que tengo el don de la alegría, aunque yo no la sienta en mi interior, si que la transmito a los demás. Y aún siendo hoy un día de esos en que mis dedos van mal y le dan a todas las teclas menos a la correcta, soy capaz de dominar mis nervios y terminar de escribir algo que creo importante. ¿Y quién no se dejaría vencer por esto? ¿Quién hallaría esa fuerza ? Los que creen. Desengáñate, sólo Dios da esa fuerza.

Así que ¡ya sabes!

Algo

¡Ojo! He dicho que razones para no volver no le faltan. Pero…..para volver hay algo que le sobra: MISERICORDIA

«DONDE ABUNDÓ EL `PECADO, SOBREABUNDÓ LA GRACIA» La Biblia

Y como yo soy tremendamente positiva -nada tiene que ver que no esté al cien par cien de ánimo, mi positividad está «cosida a conciencia todo alrededor de mi corazón, lo del ánimo va con las neuronas pochas de mi cerebro- estoy convencida de que Sí volverá. De hecho ya está dando miles de signos a las personas que como yo, creemos en Él con una fe absoluta.

Es curioso ver que esos signos llegan a quienes ya tienen fe, mientras que los que no la tienen, pasan su vida pidiendo un signo.

Obviamente estos últimos seguirán en su vida, creyendo siempre que algo les falta, a no ser que ESE «algo» les llame a creer.

Magníficat

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. 

En el Magníficat, bello canto de la virgen a Jesús, si bien de siempre me he sentido identificada con su principio, no puedo -ni creo que actualmente nadie pueda- decir lo mismo del resto.

¿Quiere decir esto que llame mentirosa a la Virgen ? ¡Nada más lejos de mi intención!

Más bien pienso que Nuestra Señora decía lo que exactamente se esperaba del Señor. Y también sé que Jesús lo quería. No tenemos más que fijarnos en la conducta de los primeros cristianos que todo lo compartían y daban al que lo necesitaba. Digo yo que de haber seguido así, todo iría bastante mejor. Y el Magníficat se podría cantar de verdad. Ahora entiendo por qué Jesús no baja.

¿Tú volverías a un lugar dónde no se ha hecho ni caso de lo que una vez les pediste ?

SALÍ!!!!!!!!

QUIERO GRITAR Y ASEGURAR QUE DESDE ESPAÑA, LLEGA A PERÚ O MÉXICO Y MUCHOS OTROS BELLLOS Y LEJANOS LUGARES, MI CERTEZA Y MI PROMESA DE QUE SIEMPRE SIEMPRE SIEM`PRE QUE TENGAMOS FE… SALDEMOS A LA LUZ. ¡ÁNIMO!

Saldremos-actualizado

Vas caminando por la vida, tranquila pero atenta. Intentas hacer el bien, aunque a veces caes, pero siempre consigues levantarte y volver a la senda correcta. Sigues.

De  repente, sin previo  aviso, aparece ante ti una senda llena de escarpadas rocas,  tan oscura,  que eres incapaz de ver el  final.

¿Cómo reaccionas?

Puedes pensar que no sabes lo que pueda ocurrir ahí, sientas pánico y te vuelvas por el mismo camino, pensando que más vale lo malo conocido …..

La segunda opción, que es la que yo tomé, empieza igual que la primera, con miedo, pero con la fuerte convicción de saberse protegido por el Señor. Comienzas el camino abrupto, lo pasas mal, con algún que otro momento de paz, siempre breves y huidizos, por lo que sigues avanzando, no queda otra, pero sigues sin ver el final. Te desesperas, pero aunque te cueste, aunque creas que Dios te ha abandonado ¡¡¡¡mentira!!!! tratas de confiar en Él, con una fuerza inexplicable ¿¿¿???¡¡¡!!!. Habrá momentos en que incluso creas haber perdido la confianza. Será ahí cuando por fin creas ver algo de luz , e intentes correr rauda hacia ´ella; pero ¡¡cuidadito con las rocas!! La ilusión te ciega y puedes tropezar -por ahi voy yo-. Pero eso si, sé que saldré. Saldrás.

Todo lo puedo en Él

Sigo encontrándome rara. No me duele nada gracias a Dios. Es una sensación, una terrible sensación que me est´´a carcomiendo el alma y pienso que en cualquier momento algo va a estallar. Tengo en mi cerebro un montón de ideas positivas fruto de todos los momentos bellos que estoy viviendo. Están luchando por salir, pero yo sola no puedo. De nuevo, pongo mis preocupaciones en manos de Quien sí podr´´a resolverlas. Y, como dijo San Pablo: «Todo lo puedo en Él, que es poderoso.»

Gracias Manolito

Leo a Manolito Gafotas . Sólo con el prólogo ya me río . Es un chico picarón, graciosísimo, siempre metido en algún lío pero con un gran corazón ..

No estoy yo en mis mejores momentos. No sé por qué, ya que tengo muchas cosas buenas que celebrar. ¡Pues no puedo! Hay veces en que Dios manda estas pruebas para que compartamos el dolor que padeció su hijo, porque eso nos hará más fuertes. Y mientras dure no queda otra que aguantar.

Y ahí estoy yo, aguantando.

Esto fue el día que comencé esta entrada de blog. Ni terminé de escribir, ni leí más Manolito. Y no porque Dios no quisiera, sino porque -creo- que para pasar la prueba debes tener una fuerte convicción de la suerte que tienes de estar donde estás, de tener lo que tienes y de ser quien eres. Y esta convicción aumentará tu Fe y te dará sabiduría. Y yo anteayer todavía no sabía nada. Por eso no seguí leyendo Manolito.

Pero esta noche, ¡a reir!

Quisiera

Quisiera poder escribir una oración eterna, que jamás tuviera fin, y colarme entre sus letras, para no salir ya más , como una polillita de esas que devoran hojas, pero yo sólo devoraría todo lo que debió ser y no fue, debió existir y no existió, tuvimos que haber gozado y no pudimos, debimos vivir…y no vivimos; devoraría la verdad. Pero en mi sueño tendr´´´´ía la suerte de alcanzar todo aquello, y ya nunca perderlo.

Quisiera no despertar.

Ayer dije que era consciente de lo mucho que me ama. Pero mirándolo en frío -ayer estaba algo nerviosa- creo quee también me doy cuenta de mi pequeñez. Y me pregunto ¿Y por qué me ama? Pues no sé, no lo entiendo, pero me ama. Y yo a él ¡eh!

Gracias