La alegría manda

Ayer descubrí algo muy interesante. ¡Pena que no lo escribiera entonces! Hoy vuelvo a estar regulín y no sale bien ¿Por qué? Pues porque para que se cumpla mi hallazgo hace falta justo lo que hoy no tengo: alegría y paz interior. Ayer si los tenía y pude ver claramente que las neuronas que controlan la alegría son, a su vez, las que controlan a todas las demás. Es decir, si te sientes bien, haces que las neuronas, TODAS, actuen en consonancia. Osea que funciones mejor, porque recuperadas las del buen rollo, harás que éstas manden sobre las demás, y así tu paz interior revertirá inmediatamente en una paz exterior. Osea, que si estás alegre por dentro, lo estás por fuera, y a la inversa. Fíjate si mi teoría funciona, que de escrbir esto y recomendarlo a los lectores , como sé que es algo bueno ya empiezo a sentir alegría.

De nuevo gracias a Dios por permitir que esto me -nos- ocurra.

Anuncio publicitario