Cap 62

_“Perdone el empujón Padre.”

_“No pasa nada, de veras.”

_“Venimos de hacer una visita a Don Paulino. Blanca quería enseñarle su piedra rosa. La encontró en el río y está muy ilusionada. Dice que es mágica…”

_“Los niños tienen una fantasía que ya quisiéramos los mayores. Y lo realmente maravilloso es que a esa edad nunca mienten.”

_“Bueno, no sé qué decirle Padre, Blanca a veces engaña a su madre con eso de haber terminado de comer, o de haber recogido  el cuarto…”

_“Pero como usted mismo dice, Don Severino, sólo son engaños. Intentos de salirse con la suya. A esa edad los niños no saben lo que es mentir, porque todavía no entienden el concepto. Ni siquiera cuando lo usan, saben bien lo que dicen… los niños son una auténtica bendición, son lo mejor que tenemos, Don Seve, lo mejor.”

Desde lejos, se oyó una voz.

_“¡Venga, abuelo, date prisa!”

Y disculpándose, el alcalde echó a correr hacia donde estaba la niña. Miguel sonrió y siguió su camino. No tardó mucho en llegar a su destino.