Cap XII 3

Ojalá todos lleguemos a su edad teniendo sus mismas ideas.

Pero para eso tenemos que tener una mente muy despejada, no debemos dejar que todas las cosas malas que hayamos podido hacer nos atormenten. No nos beneficia pensar mal de nosotros, porque eso únicamente nos impedirá creer en la posibilidad de tener motivos –que los hay- para pensar bien de nosotros. Porque todos esos malos momentos, por más vueltas que les demos, no los podemos cambiar. Sin embargo, todo lo que hagamos a partir de ahora será algo nuevo, y como todavía no sabemos cómo nos va a salir, siempre será iniciativa nuestra.