Cap XI 3

¿Acaso no es éste el comienzo del fin de la pobreza, tal y como lo pregona Sachs? Él mismo dice que muchas cosas han mejorado más rápidamente de lo que preveíamos y que de seguir en esa línea “mejoraremos la seguridad de todos, tendremos la alegría de salvar muchas vidas y aseguraremos que nuestros hijos vivan en un mundo mejor”. Y digo yo: ¿esto no nos ayudaría a sentir mucho más nuestra paz interior? Piensa: “…un mundo mejor.” ¿Y qué es esto sino un mundo en paz? Y no lo digo yo, lo dice un señor que sin duda sabe bien de qué habla. Además todo el mundo sabe que los economistas fundamentan sobradamente sus afirmaciones y siempre buscan un gran bien por venir. Así que ya no tienes ninguna excusa para empezar a “arrimar el hombro”. Lo que SI tienes es un gran motivo. ¿O NO?