Cap X 4

Ahora bien, esto no quiere decir que debas abandonar la idea de ser feliz por ser tan difícil. No. Lo único que te sugiero que pienses es que tal vez la auténtica felicidad no esté ahí, sino en algo mucho más simple. Esta es más o menos, mi idea. Un ejemplo de lo más sencillo: tienes sed, muchísima sed, y de pronto, sin que te lo esperes, alguien te da un vaso de agua. Tú sacias tu sed, te sientes agradecido a la persona que te ha dado de beber, y esa persona se siente bien por haber podido ayudarte. Resultado: un estado momentáneo de felicidad. ¿Y si la felicidad fuera eso, un momento, y otro y otro…?