Cap. VII 5

Si, si, has leído bien. He dicho “hacer” milagros. Y así lo mantengo, porque creo que tal y como están las cosas hoy en día, todo lo que sea un intento de encontrar de una vez por todas la PAZ  sería un milagro maravilloso. Y la posibilidad de convertirse  en  realidad la tenemos ahí mismo, pero no nos damos cuenta. Tenemos los ojos vueltos hacia una única dirección, parece que llevamos orejeras como los burros y sólo miramos lo que tenemos delante, sin darnos cuenta de que a nuestro alrededor hay todo un mundo fabuloso, que está ahí desde siempre, y nos lo estamos perdiendo.

 Para nuestra desgracia, hoy en día parece que todo debe estar perfectamente razonado para que pueda ser considerado como algo auténtico. Pero si piensas como yo, y crees de verdad que no todo en el mundo tiene una explicación basada exclusivamente en la razón, si crees que el corazón no sólo cuenta, si no que a veces pesa mucho más, por favor, hazme caso.