Gran verdad

Dios eterno, mil años en tu presencia son como un ayer que pasó; —ayúdanos a recordar siempre que nuestra vida es como hierba que florece por la mañana, y por la tarde se seca.