versos 5-B

Pareja entra con mucha prisa. Oyen al niño. ¡Oh gran sonrisa! Y con cariño van hacia él.  _ ¡Por fin te encontramos!

_ ¿No ves a tu madre en gran turbación? ¿Por qué nos das, hijo, una tal preocupación? ¿No ves que lloramos?

-Mas es que no veis (hablaba el pequeño) que aquí está mi dueño, mi rey, mi Señor? (Este será mi sueño mejor)

Abrazos y besos. ¡Qué bello momento! Falta entendimiento mas sobra el amor. ¡Qué inmenso candor!

¡Oh Dios bondadoso!

Niño besa madre y pide perdón ¡Qué gran corazón! _ Padre perdonad.  _ Hijo, al hogar volvamos.

El niño ríe contento, abandona el templo bien acompañado por su padre amado. Ella, que sigue llorando al Señor mirando, pronto sale y dice _¡Partamos!

¡Misterio glorioso!