…resucitó!!!

Ya anoche  al terminar  la  Vigilia  Pascual  del Papa Francisco sentí cómo tenía  a Dios en mi corazón y me decía que le dijera a todos  mis hermanos  que  miraran bien en  sus corazones  y   le verían  allí. ¡Si es  que  es de verdad Cristo! Es increíble, ésta es la Pascua más difícil  que he pasado, y   al  mismo tiempo la  que  he vivido con  más fervor, y con más fervor he esperado y  celebrado el regreso del Señor.  De  veras  deseo  que hayais  sentido  algo  parecido.