Gracias por esto, Señor

Hay momentos, puede que breves instantes, incluso décimas de segundo_como decía el inolvidable Antonio Vega_ en que me siento tan privilegiada, tan afortunada, tan bendecida, que consigo olvidame de todo, y sentirme la mujer más feliz del mundo.