San Juan

Lo siento. El 30 me vine a San Juan y es todo tan idílico, estoy disfrutando tanto cada momento, que ni me acordé de escribir. Pero ahora estoy tumbada frente al mar, y tengo una sensación tan grande de que Dios está en cada ola que rompe en la orilla, que os lo tenía que contar.

Gracias Señor porque me concedes escuchar tu voz en la espuma blanca que viene y va , escondido en la grandeza que tengo ante mí.