Adiós, hasta pronto

Anteayer falleció la madre de mi mejor amigo. Fue un golpe fuerte , como siempre nos ocurre cuando se nos va un ser querido .

Por la noche, al volver a casa tras un duro día de tanatorio y visitas obligadas, abrió la ventana para respirar aire fresco . En medio del frío invernal, pudo distinguir una cálida brisa y no dudó ni un segundo en saber lo que era: su madre se despedía de este mundo, agradecida por todo .

Ojalá Dios nos permita a todos marcharnos tan llenos de Paz como )ella .