M.R. II

………….

–.porque la que yo tengo está dentro de mí, y…

__¿y?

__ bueno no sé, quizás ésta no puedas verla.

___  tú la ves ¿no?

Le miré fijamente meditando sus palabras. Al cabo de unos minutos, tiempo en que mi Ángel mantuvo una sonrisa bastante paciente, aunque no del todo, finalmente dije: Si

El ángel seguía sonriendo, ya más aliviado, y bajando de  la ventana, se colocó frente a mí diciendo:

__ Bueno, perfecto. Entonces ¿Puedo mirar ya ?

Ahora si le noté impaciente ; él se percató de mi turbación y con dulzura me explicó:

__ Veràs, los ángeles tenemos que mirar de vez en cuando los corazones de las personas para comprobar si de verdad tienen fe.

___ ¡yo la tengo, la tengo! pero ¿ y la buena nueva?

__ Ésa es la que le daremos a Dios, si de verdad  encontramos tu fe allí.

__ ¡ Pero…pero la historia no es así!

__ estás en un sueño ¿no? tú mismo lo dijiste para no tener miedo y acercarte a mí.

__ ¿Cómo sabes eso? sólo lo pensé…

De pronto tenía mucho sueño, mientras notaba cosquillas en el pecho. Cuando desperté, miré hacia la ventana, pero no vi a nadie. ¿De veras vi un ángel ? ¿Realmente estaría perdido o fue sólo una argucia para que me acercara? Tal vez el perdido fuera yo…y él me encontró. Eso si,  me sentía bien, muy bien. Eso hizo que mirara a la virgencita dentro de mi corazón, y de repente la oí decir «hágase en mí según tu palabra».