Mis rosarios I

Hola

Creí haberos escrito un día desde Marbella, pero al no ver la entrada supongo, sin extrañarme, que algo no salió bien. Y si digo que no me extraño es porque conozco bien mis limitaciones «técnicas» y mi torpeza en estos temas. Donde sin duda no existen límites es en mi amor por Dios y  por el prójimo. y queriendo que ambas partes se sientan satisfechas, voy a aventurarme en escribir, en forma de cuento,  algo que me parece hermoso, y hacia lo cual tengo  un enorme respeto, y desde esa perspectiva ficticia ha de verse mi historia,  que se llama MIS ROSARIOS

___ misterios de gozo

PRIMERO

En mi sueño,  un ángel bajaba del cielo   y venía a sentarse en el poyete de la ventana. Cuando me fijé en su aspecto desconcertado y pude atisbar su preocupado semblante, muy decidido me levanté y fui rápidamente hacia  él. Tal vez  parezca mentira que no sintiera miedo  hacia  algo que sólo había visto en cuadros pero después de todo estábamos en un sueño, y en los sueños nunca se siente miedo a nada. Además, lo que sí sentí fue un irrefrenable deseo de ayudarle.

__ ¿Qué te ocurre angelito, te perdiste?

Me miró desconsolado, asintiendo con la cabeza, y susurró:

__Si, fui enviado en busca de una Virgen para anunciarle…

__ una buena nueva ¿verdad?

__Siiii. ¿Sabes dónde está? ¡¡¡Llévame, llévame  !!!!

Estaba eufórico. Para calmarle, contesté:

__ ¡¡¡Claro que lo sé!!!

Él me sonrió. Yo le dije   que  en  mi corazón había una, pero que  no creía que le  valiera. Mirándome fijamente, dijo:

__ ¿por qué lo crees? ………………..