Convicción

Así dice San Pablo en una de sus cartas a los filipenses:

«..ésta es mi convicción: el que ha inaugurado de entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús…»

En ningún momento de la carta dice que dicha empresa tenga que llegar a buen término, únicamente pide la INAUGURACIÓN de una empresa BUENA. Como lo dice un santo, y nada menos que San Pablo, creo que podemos y debemos hacerla extensible a nuestro tiempo, y NUNCA exigirnos como meta el éxito de nada que emprendamos, ni por supuesto, que no  nos entristezca su fracaso, sino más bien estemos, si no seguros, sí convencidos de que estamos iniciando algo BUENO.  ¿Que sale bien? ¡Genial! ¿Que no? Pues a otra cosa, mariposa. Simplemente.

Y punto.