Cerca de Ti, Señor

Oración de arrepentimiento y retorno a Dios

( de San Agustín)

 

Recibe, Señor y Padre clementísimo,

a este fugitivo que huyó de Ti;

– recíbeme, pues he sufrido mucho lejos de Ti;

demasiado tiempo he sido juguete de la mentira;

-recíbeme ahora que huyo de su tiranía;

siento necesidad de volver a Ti;

ábreme la puerta, pues estoy llamando,

y enséñame como se puede llegar hasta Ti.

 

(No tengo otro deseo

ni poseo otra ciencia,

que la de despreciar todo lo caduco y pasajero

para buscar lo inmutable y eterno)

 

Y esto es lo que hago, Padre mío,

porque sólo esto es lo que sé;

pero, no sé por dónde se llega a Ti;

enséñamelo Tú,

inspíramelo Tú

sírveme de guía.

 

Todo mi deseo está puesto en Ti,

y espero que me ayudes para verlo realizado,

-si Tú me abandonas estoy perdido,

pero sé que no me abandonarás

porque eres el Sumo Bien,

y todo el que te ha buscado de verdad

te ha encontrado.

 

Ayúdame, Padre mío, a buscarte;

y que al buscarte no me equivoque;

que no encuentre otra cosa que no seas Tú,

porque  nada anhelo fuera de Ti;

-concédeme la gracia de encontrarte,

y si ves en mí algún otro deseo vano,

líbrame de él, y hazme capaz de verte.

 

Padre mío, conviérteme del todo a Ti,

y quítame todo obstáculo que me separe de Ti;

y mientras viva

y tenga que soportar este cuerpo mortal,

haz que sea puro, generoso, justo y prudente,

– que alcance un perfecto amor

y una completa inteligencia de tu sabiduría,

– y que sea digno ya desde ahora,

de morar en tu Reino de felicidad.- Amén