¡Envidioso!

 

El envidioso es de tal ser, que no se le indigesta lo que come, sino lo que ve comer.

Estaba mirando refranes y salió éste. Me pareció súper.chulo porque nunca lo había oído.

Y además dice una gran verdad. La envidia es uno de los más grandes pecados. Y el refrán tiene razón porque dice exactamente la desgracia del envidioso: querer lo que tiene el otro y él no tiene. ¡Con la de cosas maravillosas que Dios nos ha dado a cada uno! ¿Por qué no conformarnos con lo que tenemos? Es como el evangelio de la parábola en que reciben lo mismo los que más y los que menos trabajaron aquel día. Y dice el señor al que más horas trabajó y reclama más dinero:  ¿es que vas a tener envidia, acaso no puedo ser bueno?

Así que, ya sabes, que se te indigeste el cocido…pero el tuyo!!!!

Anuncio publicitario