La cadena

LA FE ES EL ALMA DEL AMOR

Papa Francisco

 

Pues yo   estoy de acuerdo. Porque estoy convencida de que todo amor necesita una fuerza motora que lo impulse Y como  creo haber dicho ya, no se pude amar sin amarse primero a uno mismo.Y para ello parece más que necesario  saber lo que uno   vale y creer en ello. Es decir. tener fe. Y teniéndola, podremos darla, enseñarla, amar.

¿Y dónde va a estar mejor la fe que en el alma? Porque el alma, cuya definición es complicada, lo que si es seguro es PURA. Y desde luego el verdadero amor ha de ser puro, sin esperar nada a cambio, sólo entregándonos a los demás. Así, igual que mi amor viene de la fe y ésta viene de mi alma, quien recibe mi amor alegra su alma, aumenta su fe, y así podrá, a su  vez. dar amor.

¡Menuda cadena guay eh!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

enseñafla, amar-