Miro tus ojos

 

Miro tus ojos y lloro,
Porque encuentro tu silencio,
Tus ojos tristes.
Desilusión. Eso es lo que encuentro.

¡Pero si no puedo verlos!
Y sin embargo, los veo.
No dejan de llorar,
Llanto por mí, llanto por todos.

¿Un poco de mí serviría?
¿Y de todos? ¡¿si?!
Ya no hay llanto, sólo alegría.
Ya no le veo, pero mejor aún, le siento.