Envidia de la mala

Das al vespertino/como al mañanero/son tuyas las horas/ y tuyo el viñedo.

Supongo que todos imagináis a qué parábola hacen referencia estos versos:…Pues si. A la del viñador que emplea para que trabajen en su viña a varios jornaleros; a unos los contrata a primera hora y a otros más tarde. El resultado es  que a todos les paga por igual. Pero los primeros pensaron que cobrarían más que los últimos, pues habían trabajado más tiempo. Y no. En resumen ¿Qué tenían?

ENVIDIA

¿y qué les contestó el viñador? Pago a todos por igual porque quiero. ¿Vas a sentir tú envidia porque yo soy bueno?

Analicemos. Desde un punto de vista humano, puede parecer lógico que gane más aquél que mas ha trabajado. Ahora bien, desde el punto de vista divino, que es el que aquí tratamos, hay una cosa clara como el agua. Dios  es misericordioso con todos. A tí y a mí nos perdonará nuestros muchos pecados. Probablemente  haya mucha gente con menos pecados que merezca mucho más ese perdón. Pero ¿acaso vamos a decir nada? ¡Seguro que no! Pues si Él perdona el mal de todos por igual, y no nos quejamos, ¿por qué lo haríamos si da el bien a buenos y malos, a peores o mejores?

Nunca sintamos envidia en ese aspecto, porque hasta con la lógica humana sería incorrecta. ¿Cuánto más con la divina?