Hasta yaaaa…

Dice el libro de los Proverbios:

«la sabiduría pregona, la prudencia alza la voz»

Y yo me atrevo a añadir…

«mientras que las palabras se suavizan, hasta el  punto  -creo yo- de desaparecer cuando sea necesario y preferible»

Con este pensamiento  para meditar os dejo porque…

¡¡¡me voooooy!!!!! ¡Qué ganas!

Pero a fin de mes volveré, no os librareis de mí, jeje.

¡Que Dios os cuide! Y que vosotros y yo cuidemos a Dios.

FELIZ VERANO