Mis ojos

Escrito en 2015

 

¡He descubierto algo fabuloso!

tengo un órgano nuevo, es un ojo en el corazón. Lógicamente, con él no puedo ver el mundo exterior, pero si el interior, que es un mundo mucho mas rico e infinitamente más bello. Con él veo cosas que con los ojos de la cara se me escapan, a pesar de estar ahí fuera. Con mi nuevo ojo veo hombres buenos, veo niños que viven lejos y ríen y juegan. Veo gente que se abraza. Veo amor en el aire. Creo que este nuevo ojo mío nunca verá nada triste ¿sabes por qué? Porque mi corazón no da cabida a cosas desagradables, y no porque no existan, sino porque en mi corazón sólo está Dios y todo lo que Él ha creado. Y todo lo que Él creó fue hermoso. Todo. Y si mis ojos de la cara ven desdichas, es porque los hombres las han creado. Por eso estoy tan fascinada con mi nuevo ojo. Porque veo mi mundo, el mundo de Dios, el mundo que Dios quiso. Alomejor podremos conseguir algún día que nuestro ojo del corazón -porque todos lo tenemos, sólo que algunos lo mantienen cerrado- y los ojos de la cara vean lo mismo. Sería realmente maravilloso, ¿no crees?.