Trébol de frases

¡Mirad qué tres frases guardé hace años!

 

Le dije al almendro que me hablara de Dios y comenzó a florecer.

La herida causada por una lanza se puede curar pero la causada por la lengua, es incurable.

Es una locura amar, a menos que se ame con locura.