San Agustín

 

 

Sin la virtud de la justicia, qué son los reinos sino unos execrables latrocinios?

y por eso con mucha gracia y verdad respondió un corsario, siendo preso, a Alejandro Magno, preguntándole este rey qué le parecía cómo tenía inquieto y turbado el mar, con arrogante libertad le dijo: y qué te parece a ti cómo tienes conmovido y turbado todo el mundo? Mas porque yo ejecuto mis piraterías con un pequeño bajel me llaman ladrón, y a ti, porque las haces con formidables ejércitos, te llaman rey”.

San Agustín, La Ciudad de Dios, Tomo I, Libro Cuarto, capítulo IV.

 

¿no me digáis que no es de plena actualidad?