Motivos de alegría

Carta de San Pablo  a los Filipenses, capítulo 4

«Alegraos siempre en el Señor…Estad alegres. Que todo el mundo os conozca  por vuestra bondad. El Señor está cerca. No os inquietéis por nada, sino más bien…..presentad al Señor vuestras necesidades orando, suplicando y dando gracias.   Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos por medio de Cristo-Jesús.»

¿No es precioso? Creo haber hablado ya de la alegría en muchas entradas, y es que es un tema súper  recurrente. Dice la madre Teresa-¡santa!- que «sin alegría no hay amor, y el amor sin alegría no es verdadero amor.» Por eso me  gusta tanto este texto. Porque creo que el amor es la fuerza que mueve el mundo. Y sin alegría no es nada. Y encima nos dice San Pablo que mientras permanezcamos alegres y compartamos esa alegría, tenemos asegurada la paz. ¡Maaaadre mía! ¡Anda que no tenemos motivos para estar alegres!