Mi wassap

Hoy voy a contaros mi opinión sobre algo,  y porfavor,  pensad que para mí es importante.

Bien, con esta aclaración os cuento lo que pienso del wassap.

Me resulta muy triste que muchos adolescentes  de hoy en día se hablen más por wasap que cara a cara. Que incluso elijan pareja por el móvil. ¡Con lo bonito que era aquello llamado «tonteo»!! No sé, igual estoy mayor, pero… ¡me alegro de estarlo!

Y ahora paso a explicar lo de la importancia. Pues  verás, resulta que esa cercanía que nos da el wap es estupenda para mí. ¿Por qué? Pues porque segura de que mis años adolescentes ya pasaron, hablar con varias personas sin moverme…es como si el wassap fuera un premio para todos los que, como yo, tengan uuna movillidad reducida. Y enciima  disfruto como una enana cuando siento cerca al que está lejos o chateo con varios amigos a la vez.

Y lo mejor es que yo lo veo como un regalo del Señor, pues como dice la madre Teresa de Calcuta, nada somos fuera de  la  debilidad y la miseria, todos los dones que recibimos vienen de Dios. Y como a mí el waassap me da alegría, y la alegría es un don…

Fuerza, si, fuerza

Puede que alguien se pregunte: ¿Por qué habrá titulado su última entrada Soy fuerte? ¿Qué tiene que ver? Pues mucho, muchísimo. Porque hoy en día la mayor fuerza es el amor .El mismo amor del que hablo en mi entada: sin fuerza -o positivismo- no hay nada que hacer. Hablo de dejar de mirar los problemas de lejos. ¿Pero acaso yo no tenía mis propios problemas muy muy cerca? ¿Entonces?

Entonces el Señor me empezó a insuflar fuerza… Poquito a poco, como un globo  que empezamos a hinchar hasta que se hace grande grande. Tal vez mis fuerzas no eran todavía suficientes. Pero ahora os aseguro que mi globo está preparadísimo para usar toooooda esa fuerza, o lo que es lo mismo, todo ese amor.

Cuento con que todos vosotros me sigáis «arropando» como hasta ahora para que mi globo nunca se pinche.