Lo mejor

La palabra del Señor hizo el cielo;

el aliento de su boca, sus ejércitos;

encierra en un odre las aguas marinas,

mete en un depósito el océano.

 

Estas líneas, provenientes de un Salmo, ayudan perfectamente -por lo menos a mí- a entender la magnitud de Dios. Es fácil darnos cuenta de tantas cosas…por ejemplo, su amor, su perdón, su compasión, su misericordia: ¿Cómo serán de inmensos si todas las aguas marinas caben -para Él- en un odre? Ante semejantes palabras, espero que ya nadie se sienta desamparado, pues no son las palabras mismas si no su hermoso significado lo que importa: ¡que nunca olvidemos que Dios es lo más grande, lo más valioso, lo mejor que tenemos!