La luz de Ana

¿Sabeis qué? ¡¡¡Creo que el Señor me ha mostrado mi camino!!! He estado más de un mes totalmente desorientada. Como ya dije, pasé un tiempo espantoso; pasé miedo. angustia, tristeza. Pero siempre seguí diciéndome -aunque me fuera imposible creerlo-,  que Dios estaba conmigo. ¿Y  sabeis cómo lo sabía? ¿Os acordais de la lamparita que dije que TODOS tenemos en el corazón? Os  dije que a pesar de no sentirla algunas veces, siempre, siempre. siempre, está ahí.

Bueno, pues la mía alumbró con fuerza. Tras un periodo de oscuridad, de gran temor, por fin sé perfectamente cuál es mi camino. Y además es el camino más bello y satisfactorio del mundo:

VOY A INTENTAR CON TODAS MIS FUERZAS  ILUMINAR -CON HUMILDAD-  A LOS QUE ME LEAN, Y MOSTRARLES -CÓMO DIOS ME HA ENSEÑADO A MÍ- LA VERDAD.

Dios me ha bendecido. Tan sólo cumplo Su Palabra.