Pentecostés

Hoy es Pentecostés, el día de la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Yo tuve mucha, mucha suerte hace ya algunos años porque siempre creo que el Espíritu vino a mí. Fue uno de los momentos más hermosos de mi vida, una sensación de felicidad absoluta, un estado de paz tan increíble, que me hizo pensar que Dios estaba allí conmigo.

Sin embargo ahora mismo no me encuentro muy allá, no soy capaz de sentirme bien. Mi padre no está bien y la situación en casa es tensa. Quisiera sentir paz, sobretodo para transmitir alegría a los míos. Pero………

Ahora eso si, mi lamparita de luz sigue brillando en mi interior. Y como ya dije, ahora soy yo la que no la veo, no veo a mi Espíritu. Pero sé perfectamente que está ahí, que tan sólo debo esperar,  que aunque no lo entienda, el Señor siempre sabe lo que hace.

Así que sólo puedo felicitaros este bello día -para esto os prometo que nunca me faltarán fuerzas-  y desear que el Espíritu haya venido sobre vosotros.