Hola

Hoy he tenido bastante movimiento, así que mi inspiración es muuuuuy pequeña. Mis papis están mayores y no consigo aceptarlo. Hoy mi madre ha tenido que ir a urgencias -con final feliz, gracias  Dios-. Toda esta situación me entristece.

Pero ¿sabeis qué? Por muy mal que esté, por mal que me sienta, siempre tengo mi pequeña luz, llamada Dios, guardadita en el corazón. Y aunque en momentos como éste no logre  verla, ella lucha por lucir cada vez más fuerte y abrirse paso entre tanta oscuridad. Porque ya sabeis, la luz brilló en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron.

Así que todo el que se sienta mal, que busque su luz, porque ahí está.