himno

Quien le lloró muerto

lo encontró en el huerto,

entre flores y olivos.

Decid a los vivos:

«¡Viole el jardinero

quien le viera colgar del madero!»

 

¡Qué preciosidad! Otra perla del Diurnal,  y ésta no es una décima, que son mis preferidas. Sin embargo, reúne varias características que la hacen digna de mención: para empezar forma parte de un himno que alaba la resurrección de Cristo, en segundo lugar me resulta de una poesía y  una musicalidad increíbles, y como colofón, un gusto personal mío que quiero compartir: la elegía de Miguel Hernández a Ramón Sijé -torero amigo  suyo fallecido-dice en su primera estrofa. YO QUIIERO SER LLORANDO, EL HORTELANO/DE LA TIERRA QUE ABONAS Y ESTERCOLAS/ COMPAÑERO DEL ALMA,TAN TEMPRANO.

Y a mí estos versos, y la elegía entera, me conmueve. Y habla también de un hortelano…y de un jardín. ¡Vaya, que me encanta!! Pero probablemente muchos no se emocionen con la poesía. ¡No importa! Porque lo que cuenta -creo yo- es encontrar «algo» (en mi caso la poesía) que logre abstraernos unos momentos de la realidad y que nos transporte unos instantes hacia la paz del alma.

¿Qué te parece? ¿A que anima?