Sábado Santo

Tú, Señor de nuestras luces,

que sufres por mis dolores,

conociendo mis temores

nos haces sentir tus cruces.

A la muerte te reduces

para poder adorarte,

poder para siempre amarte,

y en un mundo que no entiendo

pueda yo seguir queriendo

vivir y más nunca dejarte.