Siembra

Mirando atrás, me preocupa que creáis que no haya logrado superar mis dudas. No quisiera que nadie pensara que sigo confundida porque ¡¡¡nada más lejos de la realidad!!!  Y para que comprobéis que mi forma de ver las cosas cambió rápido, os mando un poema que dediqué a la mujer de mi abogado (estuve de pasante en un despacho unos años) en el año 2002:

Siembra sonrisas/ y recogerás alegrías.

Siembra sueños/ y recogerás felicidad.

Siembra paz/ y recogerás confianza.

Siembra fe/ y recogerás ilusiones.

Siembra ayuda/ y recogerás gratitud.

Siembra segundos/ y recogerás horas.

Siembra justicia/ y recogerás misericordia.

¡Nunca dejes de sembrar!

Anuncio publicitario