hoy lloro….pero de alegría

¡Estoy tan feliz, tan contenta!  Tanto, que no sé si voy a poder escribir. Es una sensación tal la que siento, que no creo poder describirla, pero lo intentaré. Como siempre, me ha ocurrido leyendo el Diurnal. En un de las lecturas se habla de la muerte, y dice el que lo escribe que Dios, en su inmensa misericordia no sólo salvará al cristiano, sino también, aunque no lo sea, al hombre de buena voluntad. Esta idea me ha hecho llorar de felicidad, viendo en mi corazón a un Dios tan maravilloso, tan bueno…Y a la vez siento un poco de tristeza por esos hombres de buena voluntad que sí, se salvarán, pero se perderán la fabulosa sensación de,  ya en la tierra, poder experimentar el amor de Cristo, el que me ha hecho a mí llorar hoy, el que nos tiene prometido.